Las imágenes de otros ataques a un pc delatan al violador serial en Guipúzcoa

Comment

Ultima Hora

Diferentes fotos y vídeos de agresiones descubiertos en el portátil del presunto violador de Beasain han permitido vincularlo con otros delitos sexuales cometidos desde 2012 en la comarca guipuzcoana de Tolosaldea, con un modus operandi similar y en los que se encontraron rastros de su ADN. también se encontraron.

Dos ertzainas, un hombre y una mujer, especializados en la investigación de agresiones sexuales describieron este miércoles, en un juzgado, las investigaciones que permitieron a la policía vasca detener a este hombre, que se materializaron al descubrir que el autor de la agresión a una niña, en la madrugada del 13 de julio de 2019 en Beasain, había utilizado un paño impregnado de cloroformo para adormecer a la víctima antes de obligarla a regresar a su domicilio, en el que había permanecido aparcado frente a la espera de que le abriera la puerta.

Ambos agentes han explicado que este modo de proceder coincidía con varios casos similares que también estaban investigando, por lo que mantuvieron una «entrevista» con la chica que resultó «fundamental» para determinar que muy pocas personas sabían que aquella noche iba a estar sola en Casa.

Entre estas personas se encontraba el jefe de su hermano, quien a partir de entonces fue sometido a vigilancia «24 horas» durante varios días, hasta que se obtuvo su ADN de una cucharilla recuperada de un restaurante de comida rápida donde había cenado.

Los ertzainas precisaron que su «perfil genético» coincidía con el descubierto en otros ataques anteriores, por lo que se decidió su detención inmediata, ya que habían encontrado en su comportamiento una «mejoría en el método» y que ya se «atrevía» a entrar. las casas, mientras que antes había ocurrido en la calle.

Geolocalización de tu teléfono

Los oficiales también registraron uno de los vehículos utilizados por este hombre, en el que encontraron una computadora portátil y varias unidades USB con numerosas fotos y videos de otras agresiones sexuales que ya estaban bajo investigación.

En esta computadora, los investigadores también pudieron verificar que en 2012 y 2013 se habían realizado varias búsquedas y consultas sobre el cloroformo y sobre la forma en que las personas podían dormir con él, mientras que presuntamente antes el imputado había utilizado cierto tipo de aerosol con el que no lo había hecho. había logrado su «objetivo» porque varias víctimas habían respondido a su ataque y otras habían «huido» o logrado «huir».

También descubrieron que durante un tiempo tenía en su móvil una foto de la víctima de Beasain, sacada de una red social, y que la borró solo 23 horas después de haberla violado presuntamente.

El «círculo» se cerró aún más con otras evidencias, como la geolocalización de su teléfono que, como precisó uno de estos investigadores, permitió reconstruir el trayecto que el hombre realizó aquella noche por la carretera desde donde trabajaba en Usurbil hasta la el apartamento de la víctima en Beasain, donde permaneció desde las 2:07 hasta las 2:28 horas, y luego a su domicilio.

Un horario que también coincide, según precisó, con los gritos que en ese preciso instante escuchan varios vecinos en las escaleras. “Ya no puede haber casualidad”, resume este policía.

Uno de estos policías también señaló que, de las investigaciones realizadas, se desprende que el imputado había «planificado perfectamente» el ataque a Beasain, de forma «considerada», con unos horarios «perfectamente calculados». y conociendo la zona «a dedo». La audiencia debería continuar este jueves con la declaración de dos peritos.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *