El PSOE prevé que el PP de Feijóo acabará apoyando el nuevo marco España-Marruecos

Comment

Ultima Hora

En el seno del Gobierno y del PSOE se ha hecho la siguiente reflexión, informan fuentes socialistas a El Periódico de España. Se trata de la posición española en las relaciones con Marruecos y en el conflicto territorial del Sáhara Occidental, y es ésta: “El PP no podrá seguir mucho tiempo rechazando la nueva etapa que se abre. Su oposición le sitúa junto a Podemos, ERC y EH Bildu, cuyas propuestas tienen mucha demagogia y populismo. Tendrán que elegir tarde o temprano: o populismo o una visión de Estado. El PP ha gobernado, aspira a gobernar y sabe lo que se juega, por eso no lo es. No tendrá más remedio que prestar su apoyo».

Hasta entonces, si llega, reina la desconfianza en las relaciones entre los dos principales partidos españoles. Hasta la tarde del jueves, día en que supimos que el Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, finalmente no acudiría a Rabat, no había habido ningún contacto entre las partes. Fuentes del PP confirmaron a este medio la ausencia de contactos.

Si entre el Gobierno y el PP la información circula a cuentagotas es precisamente por esa desconfianza que, en materia de Estado, se convierte en un lastre. En mayo de 2021, cuando se produjo en Ceuta la mayor ola migratoria, la respuesta de Marruecos a la hospitalización de Brahim Ghali, del Frente Polisario, hablaron Pedro Sánchez y Pablo Casado. El líder del PP intercambió una serie de acercamientos con el presidente que desembocaron en una posición común. Al día siguiente, en el Congreso, sesión de control del ejecutivo, el líder del Partido Popular critica duramente la gestión del gobierno. Sánchez llegó a una conclusión: la relación con Casado era imposible.

El Partido Popular está inmerso en un proceso de catarsis. Este fin de semana servirá para colocar finalmente a Alberto Núñez Feijóo en el puesto de máxima responsabilidad. Las expectativas del PSOE con el todavía presidente de la Xunta son otras. Para empezar, se valora la gestión realizada, no por ideología, sino por el tono desenfadado que la caracterizó. También se reconoce la gestión del equipaje. Llevar 13 años al frente de una comunidad autónoma ha dejado, por costumbre, una huella de discreción y aplomo para los asuntos delicados.

El gabinete de Sánchez no tardó en programar una reunión inminente con el gabinete de Feijóo. Como era de esperar, se verán la próxima semana, luego el presidente le explicará, entre otras cosas, las razones del cambio de postura de España con respecto al Sáhara Occidental. Quizá también revele la fecha de la visita a Rabat.

Argumentos que se acercan al PP

Las primeras explicaciones del giro histórico con Marruecos por parte de Sánchez tuvieron lugar el pasado miércoles en el Congreso. No dio nuevos argumentos. Más que información, proporcionó contexto. Varios ejes, según el discurso del presidente socialista de la época.

El primero. La importancia del vecino del sur. Declaraciones del Presidente: “Las relaciones con Marruecos son una cuestión de Estado que requiere una política de Estado. El Gobierno español está firmemente decidido a abrir una nueva etapa en las relaciones entre España y Marruecos.

La segunda. ¿Por qué el cambio? “La nueva etapa tendrá una hoja de ruta clara y ambiciosa, que creo que dará cierre a una crisis que se viene arrastrando últimamente y que, insisto, está perjudicando a ambos países”. “Hay que hablar de un paso más en un camino iniciado hace catorce años, cuando el Gobierno español acogió la propuesta de autonomía marroquí como una valiosa contribución a la superación de un conflicto que llevaba arraigado más de cuatro décadas”.

La tercera. El camino del cambio. “Lo que vamos a hacer es garantizar un territorio seguro, con una frontera capaz de asegurar el cumplimiento del control de personas y bienes”. Anunció la creación de un grupo interministerial al respecto. Además, como ha dicho: “Vamos a reforzar la movilización y el compromiso del Estado con Ceuta y con Melilla. Como saben, se están desarrollando dos planes especiales bajo el mandato establecido por la Estrategia de Seguridad Nacional. En este sentido, la financiación anticipada de los fondos europeos.

Habitación. Perfecta armonización con las Naciones Unidas. “Consideramos que la propuesta marroquí del año 2007 -estamos en el año 2022- es la base más seria, creíble y realista para la solución de este diferendo”, sobre el Sáhara. «C’est sur cette base qu’il y a plus de possibilités de construire, avec la médiation -j’insiste encore- des Nations Unies et dans le cadre de ses résolutions -je le répète-, une solution qui puisse être acceptée par las partes «. También subrayó la coincidencia en el planteamiento de Francia, Alemania, la Comisión Europea y Estados Unidos. Y saludó la «ventana de oportunidad» que supone que envió un especial para resolver el conflicto, el diplomático Staffan de Mistura. Se anuncia una ardua negociación y conviene fijar un punto de partida.

El examen de toda esta argumentación, según la versión de las fuentes consultadas, deja un muy pequeño vacío sobre el que detenerse. El PP, como partido que ha gobernado, que ha lidiado con Marruecos (la crisis del islote de Perejil en 2002), que aspira a gobernar y que, en este caso, tendrá que vérselas de nuevo con el reino marroquí, puede ponerse de perfil ante un nuevo marco de relaciones aprobado por la UE, Estados Unidos y Naciones Unidas.

martes debate

El portavoz socialista en el Congreso, Héctor Gómez, intervino ese día en representación de su partido y pidió al PP su posición. Esta pregunta llamó la atención: «¿Eso dicen muy bien en Marruecos y aquí, en público, dicen otra cosa?».

Fuentes socialistas señalan al respecto que hay dirigentes y exdirigentes del PP, tanto en Europa como en España, que son conscientes de la nueva realidad a la que se enfrenta el entramado diplomático sobre el Sáhara Occidental. Creen que estas acusaciones y viejas acusaciones, llegado el momento, ayudarán a calmar las aguas en el partido que liderará Feijóo a partir de este fin de semana. Una razón más que empujará a apoyar al principal partido de la oposición.

“El Partido Popular no puede oponerse a un acuerdo con Marruecos que favorezca a ambas partes. Sabe que esta posición está respaldada por resoluciones de Naciones Unidas a las que nunca se ha opuesto. El paso del tiempo les obligará a presentarse: o con populismo o con la visión del Estado», deciden las fuentes.

El Congreso vivirá el próximo martes, en pleno, un debate sobre una iniciativa registrada por Unidas Podemos, ERC y EH Bildu. Este es un texto puramente político, pero muy crítico con la posición del gobierno. Las fuentes creen que no se aprobará porque, además del PSOE, el PP lo rechazará. El portavoz del grupo popular al intervenir en este punto del orden del día mantendrá el tono desaprobatorio de los últimos días, pero, en opinión de estas fuentes, no habrá muchas más declaraciones de este tipo. El tiempo dirá. Y Feijóo, por supuesto.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *