Los alimentos del futuro no son baratos ni se encuentran fácilmente en los supermercados.

Comment

Ultima Hora

Los huevos de emú, la leche de camello y el café kopi luwak son tres productos difíciles de encontrar en los supermercados, ya sea por el tamaño de los primeros, la novedad del segundo, el exotismo del segundo o por su elevado precio. .

«Con martillo y cincel o con radial» son los dos métodos con los que el gerente de la tienda murciana Gallillo Fino, Javier Sotomayor, explica en declaraciones a Efe que puede abrir un huevo de emú: «El tamaño es sorprendente». señala. Desde una granja de Alicante reciben los huevos que luego venden a más de 30 euros la unidad, aunque admite que «no es un producto que se consuma mucho en general».

Sotomayor explica que su alto precio se debe a que estos animales ponen huevos con mayor frecuencia durante la temporada en que las temperaturas son más altas, por lo que durante el resto del año hay pocos. Además, el tamaño, aunque «a veces aleja a la gente», también aumenta su valor, dice. La clara de estos huevos puede llegar a pesar «más de un kilo» y, por tanto, para cocinarla hace falta, como bromea Sotomayor, «una paella».

Por otro lado, una vez vaciado el huevo, se puede utilizar como decoración «He visto barbaridades en internet», admite cuando habla la gente que lo compra una vez usado.

Otro alimento «desconocido», la leche de camella, se presentó esta semana en la feria internacional de alimentación Fusión de Madrid y se anuncia como un «alimento del futuro», debido a la capacidad del animal para adaptarse a los fenómenos atmosféricos del cambio climático. La leche, que procede de la principal granja de camellas de España, ubicada en las Islas Canarias, Dromemilk Camel Bio Farm, tiene «alto valor proteico», según ha asegurado la directora general de la empresa creativa, Guacamira Cabrera, en una entrevista con Efe. .

Es «muy bajo en grasas», no tiene lactosa y por tanto es bueno para personas intolerantes a este componente y también para diabéticos, según Cabrera. En el mercado, la leche es cara. Su precio ronda los ochenta euros y se presenta como un producto «gourmet», característica que precisamente esta nueva empresa quiere evitar para llegar a más consumidores.

raro y controvertido

Comparte las cifras del doble de precio con los anteriores, siendo considerado «gourmet» y siendo también -hasta hace poco- desconocido. Se trata del café de Kopi Luwak -o civeta-, un animal que se alimenta de granos de café rojos cuando están maduros y, tras defecarlos, el producto se convierte, tras su transformación, en uno de los cafés a la venta en tiendas como esa. de Félix Cisneros.

Cisneros, socio fundador de Café Té Arte de Madrid, explica que esta bebida era «prácticamente desconocida» hace unos años, pero hoy en día se puede encontrar con bastante facilidad en las tiendas. Lo importa de Indonesia, donde ahora ha cambiado la producción.

“Antes los animales se criaban en libertad en los cafetales pero, con el aumento de la demanda, fueron enjaulados para hacerlos más productivos, lo que hizo bajar el precio, aunque todavía es caro”, indica.

Con base en su experiencia en la comercialización de este producto, Cisneros advirtió que más allá de las «bromas» que puede provocar este café, hay personas que se sorprenden mucho al consumirlo. Hay clientes que lo han probado y han vuelto a la tienda a preguntar si había algún problema con el café que traían porque “se quema rápido”. Esta es la consecuencia de la dulzura de este café.

Tiendas como Félix Cisneros, con el café Kopi Luwak, Javier Sotomayor y los huevos de emú o la leche de camello son de esos lugares donde, buscando, acabas encontrando cosas raras, caras y desconocidas.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *