Imanol Uribe: «La verdad siempre es humilde, las ‘fake news’ no»

Comment

Ultima Hora

El cineasta Imanol Uribe regresa a la gran pantalla con «Llegaron de noche», una película que cuenta la historia real de Lucía, la única testigo de la masacre de los jesuitas en El Salvador en 1989. Ella vio quiénes eran los asesinos. Una versión que no encajaba con la de un gobierno en plena guerra civil.

¿Qué te hizo querer contar esta historia?

La idea nació luego de leer una novela del escritor Jorge Galán, quien al presentarla a El Salvador tuvo que huir. Manuel Vicent le dedicó una de sus columnas y enseguida me puse en contacto con él. Fuimos a El Salvador a conocer a los sobrevivientes, luego fuimos a California a encontrarnos con Lucía, la única testigo de la masacre.

Perdió todo lo que tenía para querer contar lo que había sucedido.

Este personaje es el que realmente me motivó. Es una mujer humilde que, para defender la verdad, supo pasar por un vía crucis. Ni ella ni su familia pueden regresar a El Salvador en este momento. La verdad no vale nada en estos días. Es constantemente pisoteado. Por eso me pareció importante contar la historia de esta mujer, hoy más que nunca. Este evento está medio olvidado. Los jóvenes no tienen idea de lo que pasó y lo que pasó en 1989. La verdad siempre es humilde, pero las «noticias falsas» no lo son. Siempre miente o exagera con fines egoístas o lucrativos. Además de mis condiciones salvadoreñas porque nací allá, estudié con los jesuitas y conocí a Ignacio Ellacuría, uno de los jesuitas asesinados.

¿Cómo se cuenta lo que sucede en la película?

La estructura de la película se centra en el interrogatorio al que Lucía se sometió durante ocho días con el FBI en Miami. Llegó allí protegida por los jesuitas pero el FBI la secuestró directamente y la mantuvo encerrada con su esposo y su hija. Lo presionaron psicológicamente al punto que casi lograron que cambiara su historia.

La película se rodó en Colombia en lugar de El Salvador. ¿Porque?

Cuando estuvimos allí buscando locaciones para la película, descubrimos que era casi imposible filmar allí debido al nivel de violencia callejera. Todos los acusados ​​del conflicto, los instigadores de esta historia, siguen en libertad. Las ubicaciones no se han mantenido como están. Me parecía absurdo arriesgar tanto. Colombia ofrecía paisajes muy similares y, además, una productora colombiana se interesó por la película.

¿Qué significa «Llegaron de noche» en tu filmografía?

Esta es la película que me llevó más tiempo rodar. Seis años en total. Todas las producciones son un viaje iniciático para descubrir muchas cosas y en este caso el viaje fue mucho más intenso. Conocí gente extraordinaria.

¿Hay expectativas para la película en El Salvador?

Sé que hay gente que está muy interesada. Sé que esto ha despertado mucha curiosidad porque la herida sigue abierta. De hecho, hay un juicio reabierto, que no creo que esté garantizado que sea justo.

¿Se puede comparar la matanza de los jesuitas en El Salvador con un hecho más de la historia de España? ¿Con una carga política y social similar?

Me llega un caso, un poco lejano, con el que estuve tentado de hacer mi primera película. La primera, la película 0 (risas). Hablo de los hechos de Casas Viejas, una masacre con distintas connotaciones.

En un momento en que la verdad parece no importar a algunos, ¿dónde está el cine?

El cine está para sacar la verdad, me refiero a los documentales. Me gusta grabar la verdad. No creo que el espectador, el fiel, se desencante.

¿Qué pasará después de esta película?

Otro. Pero no puedo hablar mucho al respecto por si me roban la idea (risas). Regresará a América Latina. Hacemos el guión.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *