Tags:

Celsa cierra parte de sus fábricas y los trabajadores salen a protestar contra los fondos de los acreedores

Comment

Ultima Hora

Empleados de Celsa se movilizan ante el peligro que pesa sobre el futuro de los polígonos industriales. El veto de los fondos acreedores al plan de rescate público de 550 millones de euros de la SEPI alarma a las centrales y llamaron a manifestarse este viernes frente a la sede del Deutsche Bank -uno de los principales dueños de la deuda- en Barcelona. Bilbao, Santander y La Coruña. La Generalitat, Foment del Treball y CCOO y UGT ya han manifestado estos días su apoyo a la gestión de Celsa. 30.000 empleos, directos e indirectos, dependen de la viabilidad de las fábricas, que fueron paradas este viernes por decisión de la empresa para facilitar la presencia de los trabajadores en las manifestaciones.

Las negociaciones entre la siderúrgica propiedad de la familia Rubiralta y sus acreedores se rompieron en la madrugada del jueves, según fuentes sindicales. Deutsche Bank y Goldman Sachs, así como los fondos oportunistas SVP y Cross Ocean, poseen 2.400 millones de euros de la deuda de la siderúrgica. Y la dirección les ofreció una bonificación de 400 millones de euros -que se sumarían a la aportación de capital de la SEPI- si aceptaban la reducción a la mitad de los préstamos que controlan.

El rescate público de la SEPI -dependiente del Ministerio de Industria- y su inyección de 550 millones de euros está condicionada a la aceptación por parte de estos fondos de sus condiciones. De esta cantidad, 280,5 millones de euros entrarían por la concesión de un préstamo participativo y 269,5 millones por otro ordinario. El acceso al rescate público tiene como fecha límite el 30 de junio y antes debe ser aprobado por el Consejo de Ministros (el último ordinario es el 28 de junio) y por la Comisión Europea.

Los sindicatos ven en el rescate una inyección clave para la viabilidad de las plantas industriales y cada día se acerca más el plazo para acceder a él. Por ello, llamaron a protestas este viernes para presionar a los fondos de los acreedores, a los que llamaron «buitres». “La empresa, a petición del comité de empresa, ha cesado su actividad en las fábricas afectadas para que los socios puedan unirse y manifestarse hoy, viernes 10”, señalan fuentes de CCOO.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *