Nuevo Citroën C5 Aircross: listo para las familias

Comment

Ultima Hora

A muchos nos sorprende la cantidad de tiempo que pasa cuando se habla de rediseñar modelos como el Citroën C5 Aircross. La pandemia y el constante ajetreo del día a día hace que en un abrir y cerrar de ojos ya estemos ante una nueva hornada del SUV más grande de la firma de los chevron cuatro años después de su lanzamiento. Como es habitual en estos lavados de cara, las diferencias se centran en el apartado tecnológico y pequeños cambios en su diseño.

Esta actualización consigue aportar un toque vanguardista al frontal del C5 Aircross, que se beneficia de una nueva configuración de parrilla y paragolpes. Pero antes de detallar las evoluciones de este modelo, situémoslo en el mercado y el porqué de su relevancia para Citroën.

Un todoterreno para familias

La aparición de los SUV arrasó con algunos de los pilares de la industria automotriz, que rápidamente se adaptó a esta tendencia de autos levantados. El C5 Aircross es el típico crossover que vino a destronar a los monovolúmenes de tamaño similar, con 4,50 metros de largo, 1,84 metros de ancho y 1,65 metros de alto. Su distancia entre ejes de 2,73 metros lo hace realmente práctico para familias que priorizan el espacio y el espacio en las plazas traseras.

Además, tiene una capacidad de maletero de 580 litros, ampliable a 720 litros si aprovechamos que los asientos traseros individuales se pueden mover 15 centímetros longitudinalmente. Un espacio que alcanzará los 1.630 litros de capacidad si se bajan los asientos traseros para, por ejemplo, poder mover maleteros.

La generación anterior se caracterizó por su modularidad pero también por la creación de un habitáculo acogedor, sin ser premium. Los acabados distan de ser elegantes, pero consiguen un espíritu relajado y muy funcional acorde con las necesidades de una familia moderna.

Todo esto además de poder viajar cómodamente en sus asientos traseros, con el único beneficio de que los asientos exteriores están colocados un poco más cerca de las puertas para brindar un asiento central sobresaliente con más espacio que sus rivales directos.

bien ajustado

El C5 Aircross 2022 sigue las pautas marcadas por el modelo anterior: confort, equipamiento y motores lógicos para su uso. El primero de ellos es un pilar fundamental para Citroën, que se describe como la marca que democratizó el confort en la industria del automóvil. En este sentido, encontramos los asientos Advanced Comfort en los acabados Feel y Shine. Tienen una anchura notable, me quedan grandes, y una suavidad muy específica, pensada para aguantar horas de conducción sin sentir cansancio en la zona lumbar y lumbar.

El equipamiento de acceso será el Feel, con una pantalla opcional de 10 pulgadas junto al navegador. Partiendo del Feel Pack, vendrá de serie y la tier list se completa con la C-series y el Shine Pack. Estamos acostumbrados a que la firma de los chevron utilice los primeros precios como reclamo, para presentarnos ante un público ávido de novedades y mejoras en el apartado de seguridad, pero sin poder adquisitivo para lograr un modelo premium.

Sin embargo, el paso a la pantalla de 10 pulgadas que introdujo el C4 es bastante exitoso. Su diseño no se vuelve flotante, ya que está enmarcado junto a las salidas de aire, rediseñado y dispuesto en otra ubicación, que presenta los botones táctiles de control de clima más relevantes y los menús de infoentretenimiento justo debajo.

Equipamiento que incluye instrumentación digital de 12,3 pulgadas de fácil lectura y la misma gráfica que el resto de la familia Citroën. Una gama que también ha modificado su consola central, sustituyendo la típica palanca de cambios por botones y selectores de marchas que ofrecen espacio para carga inalámbrica y puertos USB.

Los cambios tangibles

Los rediseños suelen ser visibles en la parte delantera de los coches. En este caso, el nuevo Citroën C5 Aircross estrena una firma luminosa en un único grupo óptico, y no separadas como ocurría antes. Además, la esbelta parrilla cuenta con láminas cromadas muy finas que pueden recordar módulos LED, pero son elementos decorativos que realzan su elegancia. El paragolpes cobra algo de protagonismo, con un diseño más deportivo con splitter y el aspecto de unas tomas de aire laterales muy favorecedoras.

Finalmente, rediseñaron las luces traseras con un haz de luz completamente diferente pero ubicado en el mismo lugar y con la misma forma que el faro. Discreto pero suficiente para modernizar un coche que se ha quedado un poco anticuado y muy joven respecto a la tendencia actual de líneas marcadas y sobrias.

Algo que también se nota en el nuevo tono lanzado con motivo del lavado de cara: Eclipse Blue. Como ocurría con el modelo anterior, el cliente podrá cambiar el tono de los marcos de las puertas, los Airbumps y los módulos decorativos de las salidas de aire disponibles en Glossy Black, Dark Chrome, Anodized Bronze y Energic Blue.

Sin cambios en los motores

Si no añaden nuevos motores a la gama del Citroën C5 Aircross, los de los chevron han decidido reducir su oferta. Ahora estará disponible en dos variantes de combustión. Para los que busquen un diésel, será el BlueHDi de 130 CV que tiene un consumo medio homologado de 4,9 l/100 km para el acabado Feel, el primero disponible en diésel (de momento) con cambio manual y un precio de partida desde 29.890 euros.

Mismo nivel de acabado que llegará en el gasolina PureTech de 130 CV con un consumo medio homologado de 6,2 l/100 km. En este caso, con un precio a partir de 27.275 euros. El cero de la DGT lo aportará la variante híbrida enchufable con 224 CV de potencia combinada y hasta 55 kilómetros de autonomía en modo eléctrico. Con el acabado Feel, partirá de los 40.050 euros y eso supondrá renunciar a bastante espacio en el maletero, con una capacidad de 460 litros. Todos los precios son con la promoción de lanzamiento.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *