El organizador de la feria de Mislata no está registrado como agente fiscal desde 2013

Comment

Ultima Hora

La investigación judicial para determinar las responsabilidades en la muerte de Vera y Cayetana, las dos niñas de 4 y 8 años fallecidas el pasado mes de enero tras el accidente del castillo hinchable que explotó tras una última ráfaga de viento, sigue revelando situaciones sorprendentes. Entre ellos, el presidente de la Asociación de Comerciantes Justos de Valencia y organizador de la Feria de Navidad de Mislata, José Antonio MA, no está dado de alta en el impuesto de actividades económicas ni en el régimen de trabajadores autónomos desde 2013.

Esto lo admitió él mismo cuando compareció ante el tribunal como parte de una investigación sobre los dos asesinatos imprudentes de las niñas. Y argumentó. A preguntas de la acusación particular, admitió tajante que «está despedido del trabajo por cuenta propia desde 2013 porque hubo una crisis» y que «trabaja en la feria sin estar dado de alta como autónomo ni con impuestos elevados». porque cuando estaba activo perdió su carro, su casa y la camioneta.

Este hecho no impidió que fuera él quien se pusiera en contacto con los ayuntamientos para ofrecerse como recinto ferial y solicitar la instalación de las atracciones, no sólo en Mislata, donde explicó que la persona con la que habló en el ayuntamiento fue «con el concejal de fiestas, Toni Arenas» «sino en muchos otros municipios: Burjassot, l’Eliana, Moncada, Oliva… Y ninguno detectó que estaba gestionando las instalaciones de la feria con un empresario que ha estado en bancarrota durante años.

Testigo del accidente del inflable Mislata: “En la feria no había un niño; eran 10 o 14 y todos dormían en una caravana”

sin competencia

En el caso de Mislata, el investigador asegura que tras hablar con el alcalde de Fiestas, éste «lo puso en contacto con sus colaboradores y con el técnico» y también admitió que «normalmente no frecuenta d ‘otros feriantes’ para obtener municipales». aprobación .que le permite montar las atracciones.

Esta no es la única irregularidad administrativa reconocida por los comerciantes en los tribunales. El yerno de José Antonio MA, dueño del castillo inflable Humor Amarillo La Selva que estalló el 4 de enero, admitió ante el tribunal que «generalmente no tiene personas contratadas» como monitores, ya que esta función, dice, es es realizada por miembros de la extensa familia de vendedores ambulantes.

Cuando el fiscal lo interrogó nuevamente sobre las personas que realizan el montaje de las atracciones, el dueño del castillo, Alejandro CS, reiteró que ese trabajo lo realizan “los dueños, su familia y posiblemente se lleven uno o dos cuando hay es mucho trabajo» y añade que «los que van a tener tiempo están dados de alta en la Seguridad Social, los que van a estar poco tiempo no».

Desde el primer momento, los cargos sospechan que el joven al que 13 testigos describen como el monitor que validaba las entradas y controlaba los horarios de los niños en el hinchable no tenía contrato. Nuevamente, Alejandro CS negó la existencia de este joven y sostuvo que él era el único que cuidaba a los niños que jugaban en el castillo ese día. Incluso dijo que cuando ocurrió el accidente estaba «a 10 o 15 metros» de la llanta.

Ingeniero que certificó el castillo hinchable de Mislata dice que estuvo en la feria, pero olvidó su celular

Ingeniero que certificó el castillo hinchable de Mislata dice que estuvo en la feria, pero olvidó su celular

Cinco días para identificarlos

Al pedirle que identificara a aquellos jóvenes que, él y su suegro, mantienen un trabajo casi voluntario en las ferias, el dueño de Humor Amarillo respondió que «podría identificar a los que van más seguido» y que «hay gente que los siguen». de justo a justo. Después de escucharlo, el juez le dio un plazo de cinco días para proporcionar estos nombres y apellidos, con sus correspondientes números de teléfono.

Sobre estos asistentes, en esta ocasión a preguntas del fiscal, aseguró que «de vez en cuando agarran a uno de estos muchachos», a quienes, según él, «los conocen desde hace muchos años», para que «entreguen aparcar coches o recoger entradas», pero sólo «si es necesario». Incluso dijo que «no vienen todo el día, solo un rato, como dos horas» y a cambio «reciben una contribución en efectivo o invitaciones a dodgems o algo así, para pasar el día».

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *