Incendio en Sierra Bermeja quema unas 3.500 hectáreas

Comment

Ultima Hora

Estabilizado el incendio forestal que desde el miércoles se ha extendido en los municipios de Pujerra, Benahavís y Júzcar en los terrenos pertenecientes a la urbanización privada de La Resinera. En menos de dos días de fuego, las llamas quemaron unas 3.500 hectáreas, principalmente de pinar y matorral, y con diversos grados de destrucción.

A las nueve de la mañana de ayer, el director de extinción confirmó la estabilización de las llamas tras una intensa noche contra el fuego.

Afortunadamente, los pronósticos manejados por Infoca se cumplieron, lo que aseguró un clima favorable durante las horas de la noche, lo que abrió una «ventana de oportunidad» para poner fin al fuego y evitar que progrese. Así, la alerta pasó del nivel 2 al nivel 0 del Plan Infoca, lo que indica que ya no hay riesgo para la población ni para los centros urbanos.

“Íbamos muy despacio pero es cierto que el viento y sobre todo la humedad nos permitieron transformar en éxito cada uno de los esfuerzos que hacíamos, a diferencia de otras ocasiones en las que el trabajo en unos minutos nos hace retroceder y tenemos que empezar de nuevo. ”, celebró el subdirector del Centro Operativo Regional del Infoca, Juan Sánchez, durante una primera evaluación en el puesto de mando de avanzada.

Sin embargo, Sánchez ya ha aclarado en esta primera comparecencia ante los medios que los trabajos aún no han concluido, ya que el incendio se encuentra en fase de estabilización pero no de control, que es la última etapa a la que se llega antes de dar por extinguido el incendio.

“Seguiremos trabajando pero en un perímetro que en principio no avanza y que además no presenta riesgo para la población, con lo cual nos quitamos un peso de encima y también liberamos efectivos para el trabajo quirúrgico que tenemos que hacer”. .en la montaña”, continúa el director de la COR.

Asimismo, la concejala de desarrollo sostenible de la junta directiva, Carmen Crespo, indicó que un equipo de 250 militares y seis medios aéreos seguirían trabajando sobre el terreno, para terminar de extinguir el incendio.

Este trabajo será complejo, anticipó Sánchez, porque esta zona del macizo de Sierra Bermeja presenta barrancos escarpados con muchas rocas de peridotita sueltas, lo que representa un riesgo potencial para los ambientes terrestres.

“Esta noche, en las candentes tareas de control de estos perímetros irregulares, el mayor peligro era que nos cayeran estas piedras encima”, subrayó.

Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, pidió «prudencia» porque aún queda «trabajo por hacer» y agradeció el «esfuerzo admirable» de todos los efectivos desplegados.

En cuanto al origen del fuego, aún no está claro quién o qué provocó el inicio de las llamas, si se produjeron de forma natural, accidental o intencionada. Se descubrió que el incendio de septiembre fue un incendio provocado y aún está bajo investigación.

casa desalojada

El buen avance de las obras nocturnas permitió que la tarde de este jueves, sobre las diez de la noche, los habitantes del casco urbano de Benahavís, así como de las urbanizaciones Benahavís Hill y Marbella Club, volvieran a sus hogares. En la mañana de ayer, una vez estabilizado el fuego, los vecinos de Montemayor y los habitantes dispersos de Velerín Alto, en Estepona, también pudieron regresar a sus hogares. En total, más de 2.000 personas tuvieron que abandonar sus casas por motivos preventivos, para lo que se instaló una carpa en San Pedro Alcántara.

Sierra Bermeja ha experimentado dos violentos incendios en menos de un año. El que estalló esta semana ha sido un auténtico ‘déjà vu’ en la provincia, que aún se recupera del incendio de sexta generación que arrasó 10.000 hectáreas en septiembre.

Dos incendios distintos, con distintos sistemas de propagación, el primero en montes públicos, el segundo en terrenos privados, pero que, en definitiva, volvieron al macizo peridotitario que da nombre a la sierra, conocido por especies endémicas como el pino resinero. que crece sobre esta roca o el pinsapo, amenazado por un incendio en septiembre.

En ambos casos, era obligatoria la expulsión de miles de habitantes de los municipios afectados, más de 2.000 en este último incendio, de Benahavís y uno disperso de Estepona, y más de 3.000 en el anterior, también vecinos de Benahavís y Estepona. pero también de Jubrique, Genalguacil, Júzcar, Alpandeire, Pujerra y Faraján.

Además, este segundo incendio se produjo una semana después de que Infoca activara el operativo de verano por el alto riesgo de incendios forestales.

Con ese recuerdo aún latente, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, aseguró durante una visita al puesto de mando de avanzada que era necesario “investigar” las causas y establecer políticas forestales.

«Esta zona ha sufrido dos incendios muy virulentos en muy poco tiempo. Hay que investigar las causas y también hay que poner políticas públicas para que la política forestal evite que esto vuelva a pasar», afirma. estrés.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *