Aitor Sanz firma su partido 300 y Moore consigue cien

Comment

Ultima Hora

Si una final de ascenso en primera división ya es un partido muy especial, para dos futbolistas representativos la ocasión fue aún más relevante por un detalle numérico. En el caso de Aitor Sanz, que fue titular en Montilivi y además fue el primer capitán, la cita ante el Girona supuso completar 300 partidos oficiales con la camiseta tinerfeña. Una cifra que solo está al alcance de unos pocos elegidos, una vez que ya ha superado a unos cuantos ilustres miembros del club isleño como David Amaral, Justo Gilberto o Chano.

Para Sanz, este logro de innegable mérito llega con algunas dudas sobre la renovación de su contrato. Su vinculación con el Tenerife expira en junio, pero todo apunta a que seguirá, más aún si se consigue el ansiado objetivo de aterrizar en primera división, anhelo por el que lucha casi desde que se incorporó a la disciplina de la entidad, procedente de Real Oviedo. A su edad, Aitor se ha confirmado durante este curso como pieza imprescindible en los planes de Luis Miguel Ramis, siendo titular en casi todas las ocasiones en las que ha estado disponible y, en el más reciente, en todos y cada uno de los partidos de la promoción.

Efectivamente, la pareja que compone Alexandre Corredera se mantuvo inalterable en el inmueble que arrancó la eliminatoria ante Las Palmas. “La oportunidad de hacer historia no se presenta todos los días”, verbalizó esta semana el madrileño, consciente de que el duelo de ayer ante el Girona es uno de los más importantes que ha disputado con la camiseta blanquiazul. De hecho, era una gran oportunidad para el capitán de borrar definitivamente el amargo sabor a hiel del anterior ascenso ante el Getafe, «que todavía duele», admitía recientemente Aitor.

Mientras, mientras el primer capitán blanquiazul llegaba a los 300, Shaq Moore celebraba su centenario en plena final de Montilivi. El caso de América del Norte también tiene connotaciones particulares. El último día de la ventana de fichajes de invierno pidió la salida de Juan Carlos Cordero sabiendo que su rol de suplente podría privarlo de ir al próximo Mundial de Qatar con la selección de Estados Unidos. Pero le prometieron al director deportivo y también a Ramis -en público y en privado- que el equipo sería importante. El tiempo se ha encargado de demostrarlo. Moore también fue titular en todos los compromisos promocionales. Ayer también, en Girona.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *