Sufrimiento y Esperanza – El Día

Comment

Ultima Hora

Acertaron los que vaticinaban un empate con pocos goles en la ida (no los hubo) y por un mayor porcentaje de posesión del Girona, que monopolizó el balón durante tres cuartos de partido. Pero el resultado alimenta la ilusión: 0-0.

Las postales que dejó el partido de ida de la final de ascenso denotan dos sensaciones no necesariamente contradictorias. Por un lado, el sufrimiento extremo. El Tenerife fue doblegado por el Girona y se quedó en Montilivi con un bajísimo porcentaje de posesión, pero por suerte el manejo local de la situación apenas se tradujo en ocasiones claras. Por otro lado, la ilusión reinó en el suelo y en la grada. El resultado invita al optimismo y al entusiasmo; de hecho, la mayoría de los marcadores que recogió el Tenerife en el Heliodoro Rodríguez López -el más reciente, el triunfo sobre Las Palmas- merecen acariciar el ascenso a la máxima categoría.

Durante el viaje a Girona, la apoteosis blanquiazul de los 300 viajeros que acompañaron al representante; con los detalles del club con su trayectoria y sus empleados, bien representados en las gradas; con toda la tensión propia de un evento como este. Y aunque la cordialidad era la nota predominante entre las aficiones, hubo momentos de conflicto. El más tenso, aquel en el que los familiares de los jugadores y otros muchos tinerfeños estuvieron a punto de ser denegados el acceso por ir vestidos con los colores blanquiazul. De hecho, uno de ellos se vio obligado a taparse para tapar el escudo de la camiseta; y que el termómetro registró más de 30 grados.

Tampoco se apreciaron en absoluto algunos insultos que la grada local lanzó contra Juan Soriano, que se volvía a confirmar como el MVP de la temporada con varias atajadas dignas y una extraordinaria seguridad bajo los palos.

«Vamos a poner la isla aquí»

Y para la posteridad, otra excepcional arenga de Luis Miguel Ramis. En esta ocasión no apeló al libro que queda por escribir ya una sola página; pero estaba hablando alrededor de un baúl. “Ahí es donde va toda tu ropa cuando terminamos, le subimos la cremallera y nos la llevamos. Llénalo con las personas que amas, tus familias, tus hijos, cosas, sentimientos, sueños… Ponlos aquí. Pongamos aquí nuestra isla, cerrémosla y volvamos a abrirla después”, dijo el tarraconense, para ilusionar no sólo a los futbolistas; también a quienes siguieron su discurso por televisión. «Paso a paso hasta llegar a los 90. Cada minuto, cada minuto, cada minuto… hagamos lo que sabemos hacer», fue el mensaje del técnico, que al final tuvo otro con sus jugadores. Aún no ha sucedido.

Iñaki Williams, con el Tenerife

Una de las publicaciones en redes sociales más impactantes tras el partido fue la de Iñaki Williams, jugador del Athletic Club con más de 124.000 seguidores en Twitter. «¡Vamos Teté! ¡Estás a un paso!», apuntó tras confirmarse el empate sin goles en el partido de ida, disputado en Montilivi. El detalle conmovió a muchos hinchas blanquiazules, que confirmaron así que el cariño del delantero rojiblanco por los colores del representante aún se mantiene. se mantiene inalterable Todo empezó en la eliminatoria de Copa del Rey que los vascos disputaron en el Heliodoro, lo que le brindó a Williams una estruendosa ovación y un profundo repudio a los insultos racistas que había recibido una semana antes sobre el césped del Espanyol, así que Iñaki se convirtió en Tenerife Desde… y para siempre.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *