Un Tenerife con 17 promociones

Comment

Ultima Hora

Contrariamente a la creencia de que este Tenerife es un equipo con poca experiencia en situaciones de mucha exigencia como la del pasado sábado en Girona, los números demuestran todo lo contrario. En el campus representativo, hay hasta 17 promociones de clase. Y futbolistas muy curtidos en estas peleas.

Preguntado por la supuesta falta de experiencia del CD Tenerife en ascensos y ascensos, Luis Miguel Ramis responde -con razón- que el representante en la nómina tiene bastante experiencia de futbolistas experimentados en la materia. Los números no mienten. Cinco miembros del equipo ya saben lo que significa ascender a la máxima categoría. El camino también lo sabe Juan Carlos Cordero, que superó el ascenso con el Granada y ahora aspira a replicar la misma alegría con el club isleño. El domingo a las 22.00 horas -o un poco más tarde si hay prórroga- la historia del club puede cambiar para siempre con un ascenso en mayúsculas. Además, el año del centenario.

Cordero priorizó tener hombres con trayectoria y experiencia en las finales

El grupo que ha montado este verano el profesional cartagenero suma un total de 17 experiencias de cambio de categoría exitosas. Un aval suficiente para garantizar que este equipo no va a mermar cuando aumente la presión y llegue el día decisivo, es decir, el 19 de junio en el Rodríguez López.

De todos los ascensos en los que han jugado algunos de los actuales protagonistas del proyecto blanquiazul, cinco fueron hacia la primera división. La más reciente, la de Andrés Martín, que también nació gracias a los playoffs y la sexta posición del Rayo Vallecano. Además, la de Aguadulce tuvo un papel protagonista.

Quizá las sensaciones fueron otras pero la misma proporción de alegría la saboreó el cedido en Mallorca Víctor Mollejo, que escaló la vía más rápida y lo celebró también en el Heliodoro Rodríguez, donde el equipo bermellón se alzó con la victoria final.

experiencia reciente

Del año 2020 data el aterrizaje en Estreno de Sergio González, que saboreó todas las fases del paso a la élite. Del sufrimiento a la gloria, con fiesta total incluida al final. Fue con el Cádiz, con Álvaro Cervera al frente. Dos años antes, Míchel Herrero había hecho el mismo viaje a la máxima categoría con su Valladolid, lo que le valió altos honores el día de la fiesta -a bombo y platillo- en el José Zorrilla. Con los mismos colores llegó Dani Hernández, aunque en su caso con un concurso testimonial en el inicio de su carrera profesional (2015).

La larga colección de ascensos blanquiazules se completa con hazañas conseguidas en el exterior, como la de Mellot en el Gallic Rodez, con un protagonismo muy destacado; o más modestos, pero también cambios de categoría muy celebrados. Elady Zorrilla subió de división con el Real Jaén, con el plus del equipo de su provincia natal; Aitor Sanz ascendió al Real Unión hace ya 13 temporadas; Carlos Ruiz con la Ponferradina y empate fatal para el Tenerife en 2012; Soriano con el Atlético Sevilla; y José León con Cultural Leonesa. Hay repetidores, ya que Dani Hernández suma a su lista otros dos ascensos (con el Rayo y el Real Murcia) y el propio Elady con el Cartagena.

Más recientes son los éxitos que encumbró a Pomares con el Lorca en 2017; Enric Gallego con el Extremadura un año después, Larrea con la Ponferradina y hace apenas dos años Rubén Díez con el Castellón, con la mejor de sus versiones y una altísima notoriedad que hizo que Cordero se fijara en él.

Los tres capitanes de representantes ya saben lo que es montar, aunque solo Dani lo ha hecho en Primera.

A menudo se le pregunta a Ramis si la falta de experiencia del Tenerife puede pasarle factura. De la engañosa creencia de que el Girona puede ser favorito porque ya jugó muchas veces, hasta en seis, el ascenso, se suele olvidar que en el club blanquiazul hay muchos jugadores expertos. Cierto es que el sábado en Montilivi, algunos hombres del equipo se mostraron algo imprecisos y nerviosos en el tramo inaugural del certamen; pero hay gente golpeada y varias millas detrás de ellos, y con azotes, en las filas de la isla.

De l’Aitor, Carlos y Dani, con ascensos en sus alforjas y el papel de capitanes; a otros jugadores más jóvenes pero igualmente experimentados en misiones tan difíciles como la que completaron con éxito con otros colores. Ahora buscan la gloria con el Tenerife. Lo tienen en una vista de 90 minutos; y saben que los domingos tiran una moneda.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *