Expertos alertan del efecto nocivo de ciertos fármacos por las altas temperaturas

Comment

Ultima Hora

Los especialistas en farmacia advierten que el almacenamiento inadecuado de los medicamentos en el verano puede generar importantes problemas de salud en el organismo, ya que se deterioran las características de calidad y eficacia de los medicamentos.

Señalan que tanto el almacenamiento como el transporte cobran especial importancia este verano ante las sucesivas olas de calor, ya que determinados medicamentos como los antidiabéticos, diuréticos, antiinflamatorios, antidepresivos o contra el colesterol pueden incluso acentuar el efecto de las altas temperaturas.

Personal especializado señala que se trata de fármacos que, con las altas temperaturas, agravan el síndrome de agotamiento y deshidratación, o incluso provocan un golpe de calor o inducen hipertermia.

Este grupo de fármacos incluye diuréticos, antiinflamatorios no esteroideos, antihipertensivos, algunos antibióticos y antivirales, antiarrítmicos, algunos antidiabéticos, hipolipemiantes utilizados para regular el colesterol, antidepresivos, antihistamínicos y antipsicóticos.

“Debemos estar atentos al estado general de los pacientes que toman este tipo de medicamentos, así como promover una serie de medidas que ayuden a controlar su temperatura corporal: ambiente fresco, buena ventilación y aireación, e hidratación continua. Es importante señalar que, a pesar de las altas temperaturas, en ningún caso se deben suspender los tratamientos establecidos por los médicos”, señalan los expertos.

Apariencia

Señalan que antes de consumir cualquier fármaco hay que comprobar tanto su estado como su aspecto externo, especialmente en el caso de cremas, colirios, óvulos o óvulos, en los que «su estabilidad se puede conocer directamente por su aspecto». Ante cualquier sospecha, por tanto, es mejor tirarlos, según los farmacéuticos de atención primaria del Departamento de Salud de la Ribera, Miguel Murcia y Rocío Broseta,

En concreto, y en el caso de que la conservación no haya sido la correcta, o el producto haya cambiado al abrirlo, la droga, advierten los expertos, «no debe consumirse en ningún caso», ya que fundamentalmente las propiedades de la droga.

En casa

En cuanto al almacenamiento en el hogar, también aconsejan mantener los medicamentos en lugares frescos y secos, evitando la luz solar directa. Los expertos en salud recomiendan en concreto no guardarlos en la cocina o el baño, ya que son precisamente las estancias de la casa que, por lo general, suelen acumular más calor a lo largo del día. Y por supuesto, manténgalos siempre fuera del alcance de los niños.

Lo más importante, recalcan, es que antes de tomar cualquier medicamento se debe consultar con profesionales médicos y evitar la automedicación. Del mismo modo, los expertos en farmacia señalan que cuando se compra el medicamento por primera vez, se recomienda leer el envase y el prospecto para saber la temperatura a la que se debe almacenar.

En el coche

Considerando, por tanto, las altas temperaturas alcanzadas, el personal especializado advierte de la necesidad de proceder con el uso correcto de los medicamentos ante la perspectiva, además de realizar un viaje, ya que se debe prestar especial atención a los medicamentos que se deben guardar. fríos o deben utilizarse tan pronto como se hayan sacado del frigorífico correspondiente.

Según los farmacéuticos Murcia y Broseta, “las condiciones de conservación que indica un fármaco se establecen en función de las pruebas realizadas antes de su comercialización, por lo que deben respetarse para no perder su eficacia e inocuidad”.

A la hora de viajar y en los viajes por carretera, también se advierte que no es recomendable llevar medicamentos en el maletero o en la guantera del coche, ya que pueden alcanzar temperaturas muy elevadas.

Las condiciones de transporte específicas de las drogas siguen siendo imprescindibles, pero más aún en situaciones de mucho calor como las que estamos viviendo actualmente, insisten.

En general, los medicamentos que se van a almacenar entre 2°C y 8°C siempre deben almacenarse en el refrigerador y, por lo tanto, transportarse en envases isotérmicos que no se congelan. Y los medicamentos que deban permanecer a una temperatura entre 25°C y 30°C deben transportarse en envases isotérmicos no refrigerados para evitar que alcancen temperaturas superiores.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *