Un gran incendio vuelve a arrasar el suroeste de Francia

Comment

Ultima Hora

Las llamas vuelven a amenazar la región francesa de Gironda (suroeste), que ya sufrió una ola de incendios en julio. Desde el martes por la noche, un gran incendio arrasa el sector de la ciudad de Hostens, a unos sesenta kilómetros al sur de Burdeos. Las llamas ya han quemado unas 6.800 hectáreas, dijo la prefectura de Gironde el jueves por la mañana, y continúan propagándose. El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que Alemania, Grecia, Polonia, Rumania, Austria e Italia ayudarían a los bomberos franceses a apagar este gigantesco incendio. “Francia ha activado el Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea contra incendios”, dijo el funcionario.

Unos 1.100 bomberos están desplegados para hacer frente a las llamas, dijeron las autoridades locales. Prometieron «refuerzos adicionales», para agregar a los aviones Canadair, helicópteros bombarderos de agua y otros medios utilizados. A pesar de su extensión, el fuego no ha causado hasta el momento muertos y sólo tres bomberos han resultado heridos, dos de ellos leves. Cerca de 10.000 personas fueron evacuadas a causa de un incendio que se dirigió este miércoles hacia la autopista francesa A63, provocando el cierre de la vía en ambos sentidos desde la salida 9, cerca de la localidad de Saint-Geourgs-de-Maremne.

Las llamas también afectaron al tráfico en el puesto fronterizo de Biriatou, cerca de Irún, en el País Vasco, aunque dista unos 200 kilómetros de la zona del incendio. El servicio de tráfico de la Ertzaintza informó este jueves por la mañana de la prohibición de paso de camiones por este punto de la frontera entre España y Francia. Pero al mediodía, anunció su reapertura. Una situación similar ya se había producido el miércoles, provocando hasta cinco kilómetros de retención en la AP-8. No se puede descartar que vuelva a ocurrir por la intensidad del fuego.

Número récord de hectáreas quemadas en Francia

«La situación es muy desfavorable», admitió el coronel Arnaud Mendousse, jefe de comunicación del servicio de bomberos y rescate del departamento de Gironda. En efecto, el avance de las llamas se ve favorecido por las abrasadoras temperaturas en este departamento, donde este jueves se registraron temperaturas máximas cercanas a los 40 grados. Algo inusual en el suroeste de Francia.

Otra oleada de incendios ya había quemado 14.000 hectáreas en esta misma zona en julio, que no suele verse afectada por incendios de este tipo. Según datos de satélites europeos, este año ya se han quemado hasta 50.000 hectáreas de territorio galo. Aunque quedan más de cinco semanas para que acabe el verano, esta cifra es tres veces superior a la superficie antaño afectada por los incendios en el país vecino, según una media de la última década. Representa un récord para Francia.

“Estamos reforzando nuestros medios y actuando en todos los frentes para combatir mejor los incendios en el futuro”, declaró la primera ministra Elisabeth Borne, quien viajó el jueves al suroeste, acompañada por el ministro del Interior, Gerald Darmanin.

Ante la actual ola de incendios, que afecta también a Bretaña, Aveyron (centro-sur) o Drôme (sureste), el ejecutivo ha sido criticado por su falta de preparación y por no haber dotado de recursos suficientes a los bomberos antes de un 2022 marcado por la sequía y las altas temperaturas, ambas asociadas al cambio climático. Francia tiene alrededor de 50.000 bomberos profesionales, además de unos 200.000 reservistas voluntarios. El número de bomberos franceses ha descendido en la última década marcada por las políticas de austeridad (a excepción de la covid-19) y el control del gasto público

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *