Despedido tras pedir una botella de agua en el calor de Canarias

Comment

Ultima Hora

Un trabajador de una empresa de Canarias ha sido despedido tras cometer una «infracción muy grave». Así lo comunicó a SER Canarias, donde dice que pidió a su gerente una botella de agua, pero se la negó porque «estaba con otra cosa urgente», y añadió que, «en cuanto pudiera, le pasaría el agua para a él».

Según él, al no tener noticias del agua ni del encargado, el trabajador despedido decidió presentar una denuncia ante el jefe de equipo, acusándolo de estar «harto de tener que pedir agua». Ante esto, el líder del equipo responde que hay botellas disponibles en otro almacén, y si no quiere ir allí, debe esperar a que el encargado del almacén le dé botellas de agua «a la salida», es decir al final del turno de trabajo.

El trabajador, que perdió los estribos, perdió los estribos y, según la carta de despido, “tiró la puerta y gritó, insultó y discutió con el jefe del almacén”.

La empresa califica la actitud del empleado como «falta muy grave» motivo de despido disciplinario, motivo por el cual perdió su trabajo por la ola de calor.

La abogada laboralista de la Unión General de Trabajadores (UGT), Rosa García, ha explicado a los micrófonos de SER Canarias que «el hecho, el incidente, el detonante de la carta de despido es que hubo un conflicto derivado de que un trabajador ha pedido, reiterado y suplicado, que le den agua. Y la empresa sostiene que hay un protocolo para su concesión. El despido se produce tras no dar agua a un trabajador o al menos haberle impedido el acceso a ella. sostiene que podríamos estar ante un despido abusivo o nulo.

El letrado de UGT recuerda que el Real Decreto 486/97 establece las disposiciones mínimas en materia de seguridad y salud en el trabajo y regula el derecho de los trabajadores al agua.

“Los lugares de trabajo dispondrán de agua potable en cantidad suficiente y de fácil acceso. El real decreto dice que el agua debe ser de fácil acceso, es importante recalcar esto, porque en la carta de despido hay un protocolo para que un trabajador pueda acceder al agua” explica el abogado. Desde la empresa explican a la SER que el despido no se ha producido en ningún caso por haber pedido agua, sino por la actitud violenta del trabajador que está en el origen de una falta muy grave.

“Trabajar en almacenes con carretillas elevadoras en verano hace aún más necesario tener algo tan básico como el agua a mano y accesible”, afirma Margarita Ramos.

“La regla general, que en este caso es una disposición reglamentaria, establece que las empresas deben tener a disposición de las personas en el lugar de trabajo una serie de elementos para garantizar su seguridad y salud. Y uno de estos elementos es el agua”, añade.

“Las empresas debemos cuidar la salud de las personas, no podemos seguir con este deterioro de las condiciones de trabajo”, dijo.

Recuerda también que los insultos verbales en el trabajo no siempre son causa directa de despido. “Depende de su gravedad, el Tribunal Supremo ha aclarado que las ofensas verbales deben ponderarse según el grado de presión al que fue sometido el trabajador en el momento de cometer estas ofensas”, concluye.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *