FC Barcelona | Xavi: «Las expectativas que se generaron nos pesaron un poco»

Comment

Ultima Hora

Xavi se quedó frustrado y sumido en la ‘decepción’ tras el empate ante el Rayo tras comprobar que su Barça había dado un paso atrás. No solo porque no logró marcar un gol al equipo de Iraola, que no logró en los últimos tres partidos, sino porque detectó viejos errores en un equipo nuevo. Nuevo e incompleto porque el técnico sigue a la espera de más refuerzos antes de que finalice el mercado el 31 de agosto.

A Xavi no le gustó lo que vio, lesionado por cierto, ya que supuso encontrarse con la frustración en la jornada inaugural de Liga. Tras un minucioso análisis táctico («el juego interior pasó en el tercer hombre y lo hicimos muy bien cuatro o cinco veces, entonces atacamos muy bien pero luego nos faltó eficacia», dijo. Señaló), el técnico admitió que El Rayo era propenso a varias trampas para las que el Barça no podía encontrar una respuesta.

Ni con cinco atacantes

Sin siquiera utilizar cinco de los siete delanteros que tiene en el equipo. Empezó con Raphinha, Lewamdowski y Dembele y acabó recurriendo a Ansu Fati y Aubameyang para buscar una eficacia que nunca llegó.

Pero aun así, el Barça no logró marcar un gol, síntoma de su desesperación e ineficacia. 21 tirs, dont six cadrés, deux buts bien refusés (l’un contre Lewandowski, l’autre contre Kessié) et il s’est tari en début de Ligue, atténuant d’un coup la vague d’euphorie qui avait accompagné le démarrage del proyecto.

«Lo hemos trabajado, pero tenemos que atacar mejor. No es el mejor partido. Tenemos que hacer nuestra autocrítica, estamos decepcionados. Los culés también. Las expectativas que se generaron pesaron un poco», dijo Xavi. recordando que esa corriente de ilusión generada por el equipo con tantas firmas acabó siendo una fuerte carga negativa.

«Todo el mundo tiene muchas expectativas y eso hace que el jugador esté más tenso, más rígido a la hora de tomar decisiones y eso en un juego muy lento, con pérdida de tiempo, pues…», argumentó Xavi, llamando a «seguir creyendo en el modelo» y reivindicando , al mismo tiempo, «tener la paciencia» necesaria para no tener más problemas.

El debut liguero demostró que el equipo, a pesar de los cinco fichajes, sigue incompleto. Dest, el único lateral derecho puro, ni siquiera fue convocado ante el Rayo. Y Xavi movió a Araujo a esa posición, formando una defensa que tenía tres centrales: el uruguayo, Christensen y Eric. «Estoy aquí para ayudar al equipo», dijo el uruguayo, admitiendo que está aprendiendo este nuevo rol. Empezó de extremo y acabó de central cuando entró Sergi Roberto por la banda derecha.

“Ya he dicho que hay que seguir reforzando”, dijo el técnico, sin nombrar a los que deberían venir. Le falta lateral izquierdo (el Chelsea Marcos Alonso es el elegido para inyectar competencia a Jordi Alba, que incluso fue sustituido ante el Rayo) y le gustaría un lateral derecho tras la renuncia de Azpilicueta, que prefirió reencontrarse con el Club londinense y quedarse en Puente Stamford.

«Tenemos tiempo hasta el 31 de agosto, pero no hay que buscar excusas. No hicimos un buen partido», admitió el técnico, quejándose de la «mala toma de decisiones» de sus jugadores. «Habíamos trabajado para contrarrestar al Rayo, que es un equipo muy trabajado tácticamente, pero no nos fue bien porque estábamos más gruesos de lo habitual», admitió el técnico.

Este espesor ofensivo le costó caro al Barça, que acabó sobreviviendo gracias a dos grandes paradas de Ter Stegen. “Nos faltó eficacia”, insistió en varias ocasiones Xavi, que envió varios mensajes durante el primer partido. Piqué, por ejemplo, no jugó ni un minuto. Ansu, de momento, está por detrás de Raphinha y Dembélé.

Piqué, ni un minuto; Frenkie de Jong, suplente

Y Frenkie de Jong es suplente. «No, no es suplente», respondió el técnico. “Es un jugador importante, llegó muy bien al partido, el otro día también. No sé qué pasará en el mercado, pero si está con nosotros es un futbolista que nos va a dar, va a darnos y más con esta actitud y al nivel que ha alcanzado», admitió Xavi.

El Barça tenía ansiedad. Hubo precipitaciones. Tenía poco propósito. “Echamos de menos cosas en el juego, quizás más tranquilidad en la toma de decisiones. Todas estas expectativas que se generaron nos pesaron, es bueno haberlas creado y las aceptamos. Mejor que sea así, que no la negatividad y pesimismo. Quizá sea para encontrar una explicación más motivadora», reveló el entrenador.

«Nos faltó un poco más de nervio porque estas expectativas nos estresaban un poco más»

Xavi Hernández – Entrenador del Barça

«Nos faltó un poco más de coraje porque esas expectativas nos presionaron un poco más». El Barça corrió demasiado. No tomé un descanso. Ni controlar. Es por tanto una eliminatoria que deja varias reflexiones, todas ellas marcadas de autocrítica porque el equipo se empantanó, sin encontrar, por ejemplo, a Lewandowski.

Así que obligó al equipo a deshacerse de esta mochila que, según Xavi, le frustraba. “Hay que seguir trabajando con mucha humildad porque el objetivo principal esta temporada es ganar títulos, nada cambia por este sorteo. Si no se obtienen estos títulos, será una temporada decepcionante para mí como entrenador y para el equipo. club. El año pasado era mucho más difícil triunfar, salvamos una temporada. Ahora, no. Tenemos que exigirnos mucho más a nosotros mismos como entrenador y a los jugadores”. Por eso le dolió tanto el empate ante el Rayo.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *