El Cristo que une el norte y el sur de Tenerife

Comment

Ultima Hora

El fervor y las promesas del Cristo de los Dolores de Tacoronte traspasan los límites de este municipio norteño y llegan hasta el Valle de Güímar, zona que gira cada octava con una celebración religiosa que se desarrolla a más de 35 kilómetros de distancia.

El Santísimo Cristo de los Dolores de Tacoronte, escultura llegada desde Madrid en 1661, se ha convertido en las últimas décadas en una de las imágenes más veneradas de Tenerife, capaz de aunar el fervor y las promesas provenientes de los municipios del norte y, especialmente del sur de la isla. La Octava es el día grande de estas celebraciones y en este 2022, tras más de tres años de espera por la pandemia del Covid, estuvo a punto de no celebrarse. Las lluvias del domingo 25 de septiembre impidieron que la imagen saliera de su Santuario. Excepcionalmente, las autoridades eclesiásticas y municipales han decidido aplazar esta jornada a ayer y, por primera vez fuera de la fecha oficial, fieles del Norte y del Sur se han reunido en torno al amado Cristo Tacorontero.

Salió de manos del soldado Tomás Pereira de Castro en el siglo XVII y despertó la preocupación de los inquisidores hace 355 años, pues no entendían cómo podía triunfar en su pasión y sufrir dolorosamente al mismo tiempo. A pesar de estas dudas, o quizás por esa misma originalidad, desde entonces se ha convertido en un polo de atracción y fe que ha traspasado las fronteras del municipio de Tacoronte. En el Valle de Güímar, a más de 35 kilómetros, despierta pasión y cada año cientos de personas de Candelaria, Arafo y Güímar se desplazan hasta Tacoronte para disfrutar de la Octava y reportar a la imagen.

A pesar del aplazamiento, el Sur volvió a ser fiel a su cita con el Cristo de los Dolores. Sólo de forma organizada y colectiva, sin contar los que venían a pie o en sus propios vehículos, llegaron desde Güímar más de 500 personas, repartidas en ocho autobuses; tres autobuses más desde Candelaria, con cerca de 200 personas, y cinco más desde Arafo, con más de 300 araferos y araferas. Muchos otros se han mudado por su cuenta.

Un total de 16 autobuses trasladaron a la celebración a más de mil vecinos del sur de la isla

peregrinación a pie

Mención especial merecen los romeros que aún mantienen la tradición de hacer la ruta a pie desde el Valle de Güímar. La mayoría partió el sábado por la tarde-noche desde la plaza güimarera de San Pedro para llegar, con las primeras luces del domingo, a la plaza del Cristo tacorontera. Toda la noche caminaron para llegar a tiempo a su cita con devoción a Cristo. Sobre las seis de la mañana ya estaban en Tacoronte, a tiempo de disfrutar, unas horas después, de la misa de los romeros.

Esta tradicional romería transcurre por Igueste de Candelaria, Barranco Hondo, La Esperanza y Agua García y utiliza parte del camino que, en sentido contrario, recorren los romeros que en agosto se dirigen a la Basílica de la Virgen de Candelaria.

Tras esta primera misa, las tabernas y bares de la Plaza del Cristo se llenan, las cajas de turrón endulzan la espera y una nueva edición de la Feria de Artesanía, la número XXXVII, atrae la atención de los asistentes. Hasta que el estandarte municipal, con algo de retraso, vuelve a dejar el cabildo en manos de la alcaldesa socialista Tarsis Morales, acompañada de las reinas de la fiesta y la vendimia, la mayoría de la corporación municipal y otras autoridades locales, insulares y autonómicas. Estuvieron presentes los diputados Nira Fierro, Cristina Valido y José Alberto Díaz Estévanez; la regidora de la isla Isabel García y alcaldes como Gustavo Pérez (Güímar); Juan Ramón Martín (Arafo) o Mari Brito (Candelaria), también presidenta de Fecam, entre otras autoridades. El exalcalde veterano Hermógenes Pérez tampoco quiso faltar a su cita con Cristo, encuentro que dijo mantendrá “mientras pueda”.

La celebración se pospuso por primera vez, de manera extraordinaria, debido a las lluvias del 25

El himno nacional y el himno de Canarias se mezclaron en el aire con las malagueñas de una fiesta tardía, venida del Sur. Y ya en el Santuario no había sitio para nadie. Poco después de las 12:10 horas comenzó la misa, con el obispo Bernardo Álvarez y la coral polifónica Santa Cecilia de Tacoronte. Al finalizar la Eucaristía, la imagen salió en procesión acompañada por los grupos de música Patronato Amigos del Arte de Güímar y Santa Cecilia de Tacoronte. Otro signo de un vínculo norte-sur.

Junto a Cristo, muchas personas llevan sus velas como señal de promesas que quieren cumplir. Lo llevan a hombros 26 porteadores uniformados que, como Israel y David, soportan casi una tonelada de peso. El recorrido es corto, pero se tarda más de 60 minutos debido a la lentitud y estrechez de las calles por las que discurre la procesión, en torno al Santuario y la Plaza del Cristo.

Los festejos de este año 2022 concluyen con los fuegos artificiales

hermanado

El alcalde de Güímar, Gustavo Pérez, ha recordado que «desde hace muchos años existe la tradición de que la gente de Güimaro vaya a Tacoronte a celebrar la Octava y, a nivel institucional, también se ha cumplido (con un hermanamiento entre los dos ciudades que tuvo lugar en 2012) Estamos todos en esta plaza, en una Octava que, si se nos permite decirlo cordialmente, podríamos afirmar que se trata casi más de güimareros que de tacoronteros”.

“También hay vecinos que vienen a pie, toda la noche. Otros años se ha podido organizar, pero este año había que hacerlo individualmente, pero sabemos que hay varios grupos que han hecho la romería”, explicó Pérez. Para el presidente de Güímar, “es un día especial porque , probablemente, es el evento que se desarrolla fuera del municipio en el que más vecinos participan”.

El alcalde de Arafo, Juan Ramón Martín, resaltó que “el vínculo de los tres municipios del Valle de Güímar con la Octava del Cristo de Tacoronte es muy especial, con esas promesas que se comen a cumplir todo el año y, en especial, en este día”. La alcaldesa de Candelaria, Mari Brito, ha añadido que “hace muchos años que es una tradición de nuestro municipio, en concreto de Igueste y Araya. Existe una fuerte vinculación con esta fiesta también a través de las formas tradicionales. su localidad, la peregrinación aún continúa.

El alcalde anfitrión, José Daniel Díaz, destacó la importancia de una jornada que une a su ciudad “con Güímar, Arafo y Candelaria, desde donde profesan mucha fe en el Santísimo Cristo de los Dolores de Tacoronte, tras verse atribuido ciertos milagros desde el siglo XVIII». .

Los fuegos artificiales finales marcaron el final de esta edición de las Fiestas del Santísimo Cristo de los Dolores de Tacoronte, que ya no saldrán en procesión hasta el Domingo de Ramos, ya en la Semana Santa 2023 del próximo año.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *