Un sondeo realizado por la ULL aborda el estilo de vida de los neandertales con procedimientos de alta resolución

Comment

Ultima Hora

El estudio multidisciplinar y de alta resolución del yacimiento Abric del Pastor (Alicante, Alcoy), en el que participa la Universidad de La Laguna, ha permitido aislar una ocupación singular de un grupo neandertal y reconocer sus principales características imprescindibles para comprender la forma de vida de estas poblaciones de cazadores-recolectores.

Una de las principales dificultades que enfrenta la investigación en este sentido es identificar evidencias de ocupación humana única en sitios arqueológicos. Esto no ha sido posible hasta ahora, y los marcos analíticos habituales en la arqueología paleolítica muchas veces no son adecuados para responder preguntas relacionadas con el comportamiento humano, porque mezclan campos múltiples, diversos y temporalmente separados. Esto se llama el efecto palimpsesto, que fusiona restos de diferentes épocas en un solo todo, dando una aparente sincronía a lo que, en realidad, se ha acumulado durante siglos, incluso milenios.

Es el resultado de la suma de múltiples y diversas actividades realizadas por grupos humanos heterogéneos que nunca han tenido relación alguna. Por tanto, resolver la escala temporal y espacial de la actividad humana en el Paleolítico es uno de los retos más difíciles a los que se enfrenta la arqueología prehistórica actual.

En El Salt y Abric del Pastor, dos yacimientos neandertales situados en la localidad de Alcoy, un equipo liderado por profesores de la Universidad de La Laguna (Bertila Galván, Carolina Mallol y Cristo Hernández) se encarga desde 2011 de la búsqueda de soluciones a este problema, desarrollando una línea de investigación que combina la disección del palimpsesto con la arqueología microscópica y molecular de alta resolución.

Hasta ahora, este equipo había logrado un progreso significativo en el estudio de los registros de períodos de tiempo más estrechos que comenzaban a ofrecer una imagen más clara de cuáles eran las ocupaciones únicas de estos campamentos de cazadores-recolectores que vivieron hace más de 50,000 años. Sin embargo, con el artículo que se acaba de publicar en Scientific Reports, liderado por Santiago Sossa y en el que también participan las universidades de Valencia, Alicante, Rovira i Virgili y el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social, sin precedentes, durante la presentación de un trabajo multidisciplinar que hizo posible aislar uno de estos oficios singulares.

Este importante resultado probablemente representa la imagen más cercana que tenemos de un grupo de neandertales y su vida cotidiana. El estudio permitió conocer las actividades realizadas por un mismo grupo, arrojando luz sobre su comportamiento espacial (actividad en torno al fuego) y sobre las actividades realizadas (talla lítica y despiece de las partes apendiculares del mismo ciervo).

«Si logramos seguir este enfoque, tendremos una reconstrucción más cercana a las realidades humanas del pasado», dicen los investigadores. Hasta ahora, la mayoría de los estudios sobre los neandertales abordaban sus materiales a partir de la unidad estratigráfica, formada a lo largo de cientos o miles de años, lo que genera una visión mixta y homogénea de su comportamiento. “Es hora de cambiar el paradigma y hacerlo en alta resolución”, concluyen.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *