La inflación bebe el café de la mañana.

Comment

Ultima Hora

En el corazón del barrio de Salamanca más destacado de Madrid, junto a la famosa Puerta de Alcalá ya dos minutos de la Fuente de Cibeles, decenas de cafeterías y bares atienden a cientos de clientes cada día. Su máxima: el ritual del café de la mañana. Hay muchas oficinas en el barrio y también muchos trabajadores que vienen a almorzar. Aunque hay un nuevo enemigo que ha decidido tomar el café que más te gusta: la inflación. El IPC, solo entre agosto de 2021 y agosto de 2022, aumentó un 10,1%, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Así, a unos 100 metros, varios establecimientos tienen el café como producto estrella y sus precios pueden oscilar entre los 1,45 y los 2,20 euros. ¿La razón? El continuo aumento de los precios de los alimentos y la energía. “Un café con leche con su envase para llevar y su tapa puede costar alrededor de un euro al hotelero”, explica Toni, gerente de una cafetería francesa perteneciente a una franquicia. Este establecimiento se ha convertido en los últimos días en el mimado de la región. Su café con leche ha pasado de dos euros a veinte céntimos más, treinta en el caso de un café grande. “Nadie se ha quejado todavía, ni nos hemos dado cuenta de que ha dejado de venir la gente de siempre”, explica Toni, que asegura que la subida se ha generalizado para todas las tiendas de la marca. “Todo sube. El café, la luz, que está por las nubes… y el gas, es impresionante. Además, el azúcar ha subido hasta un 25%, si antes costaba 80 céntimos el kilo, ahora llega al euro”. Lo que más llama la atención de su establecimiento es que una cubata cuesta siete euros.

No es el único café de la región que sufre por los precios. A escasos dos metros, otro local ofrece sus cafés por veinte céntimos menos. “Llevamos mucho tiempo con estos precios pero estamos pensando en subirlos”, explica Oriana, quien además añade que “ha subido mucho el precio del café y todo en general”. Ella no sabe cuál es el beneficio de solo un café con leche en su cafetería, pero ya han comenzado a aumentar la cantidad de lo que ofrecen para comer. El “brunch” muy de moda llega para juntar mesas de hasta 100 comensales en su barra, entre tortitas, mimosas y huevos benedictinos, el café nunca falta. «La diferencia entre un café y un ‘gin tonic’ (en su bar por unos 8 euros) me parece muy poca. Al final el alcohol sale más barato. Es ilógico pero intentaremos cambiarlo», ha dicho.

Y la competencia está garantizada. Frente a estos dos bares, el de mayor terraza ofrece el elemento líquido a 1,95 euros. “En los seis años que trabajo aquí ha subido varias veces, al principio costaba 1,35”, dice uno de los meseros.

En esta zona de moda de Madrid todos viven la misma realidad, pero algunos prefieren priorizar la satisfacción del cliente. “Tengo el café más barato de la zona, prefiero hacer mucho más volumen que aumentar y vender menos”, dice Daniel, dueño de uno de los bares más famosos del barrio por sus legendarias tonadas de taberna. . Entre sus clientes: obreros medios, obreros, oficinistas… su café con leche cuesta 1,45 euros. Todo un trato. “Subió todo, luz, leche, café… subió unos dos euros y medio”, dice, haciendo tazas y tazas sin parar. Produce más de 200 cafés al día y pese a que el precio es más que atractivo, también ha subido, última vez en Navidad. “También depende del café que compres. Tomo la gama media de diferentes calidades”. De hecho, Daniel no tiene el café más barato, en otra franquicia cercana puede costar hasta un euro, aunque hay que tener valor para tomarlo.

Nada de esto es trivial. Desde el comienzo de la guerra en Ucrania, los precios se han disparado fuera de control. La canasta cuesta el doble, y para los hoteleros no es diferente. A pesar de ello, en septiembre las materias primas cayeron. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), el índice de precios del azúcar registró una media de 109,7 puntos en septiembre, 0,8 puntos (0,7%) menos que en agosto, lo que supone la quinta caída mensual consecutiva y el nivel más bajo. desde julio de 2021; en el caso de los lácteos, registraron un promedio de 142,5 puntos en septiembre, 0,8 puntos (0,6%) menos que en agosto, lo que representa su tercera caída mensual consecutiva, pero aún se encuentra 24,4 puntos (20,7%) por encima de su valor a Hace años.

EL PRECIO DE UN CAFÉ, SEGÚN EUROSTAT

En España, el precio del café aumentó un 13,7%. Para los consumidores que beben con leche y azúcar, puede ser incluso más caro, ya que los precios de estos artículos aumentaron aún más durante el último año. El precio de la leche entera fresca aumentó un 24,3% de media entre agosto de 2021 y agosto de 2022, mientras que el de la leche desnatada fresca aumentó un 22,2% en el mismo período. En agosto de 2022, la inflación anual del azúcar fue de +33,4%, en comparación con +0,8% en agosto de 2021.

En España, la inflación interanual de la leche entera fresca es del 26% y de la leche desnatada del 26,4%. El azúcar aumentó un 10,7%.

Ídem en la zona euro

En cambio, en toda la eurozona, el precio del café subió en la UE una media del 16,9% en agosto de este año respecto al mismo mes de 2021. A ello hay que sumar el incremento del precio de la leche y el azúcar. Sin embargo, estas cifras rondan el 40% en algunos países.

Según la Oficina Europea de Estadística, Eurostat, el mayor incremento anual de alimentos en agosto de 2022 se registró en el azúcar, con aumentos notables en Polonia, 109,2%, seguida de Estonia (+81,2%), Letonia (+58,3%), Bulgaria (+ 44,9%) y Chipre (+43,2%).

En cuanto al café, Finlandia registró un aumento del +43,6% en agosto, seguida de Lituania (+39,9%), Suecia (+36,7%), Estonia (+36,4%) y Hungría (+34,3%).

Por su parte, Hungría, Lituania y Croacia experimentaron incrementos sustanciales en los precios de la leche entera y desnatada. Los mayores aumentos anuales de precios de la leche entera entre los Estados miembros de la UE en agosto de este año se observaron en Hungría (+51,7 %), Lituania (+46,8 %), Croacia (+43,5 %), República Checa (+43,3 %) y en Letonia (+40,1%). %), y leche desnatada en Lituania (+50,2 %), Croacia (+41,2 %), Estonia (+38,9 %), Alemania (+33,6 %) y Hungría (+30,1 %).

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *