Tumba de Nino Bravo | La romería a la tumba de Nino Bravo: «De vez en cuando vemos gente cantando delante de la lápida»

Comment

Ultima Hora

“¿Sabes dónde está la tumba de Nino Bravo? Y aunque la pregunta parezca casualidad, lo cierto es que corresponde a una realidad: el eterno cantor de Aielo de Malferit lo es más en estos tiempos, durante el último Día de Todos los Santos antes del 50 aniversario del accidente que le costó la vida en la carretera de Villarrubio el 16 de abril de 1973.

Tanto es así que el goteo de visitas a tu nicho se ha multiplicado exponencialmente. Se puede ver a simple vista y lo confirman los funcionarios del Cementerio de Valencia. “Es una tumba muy visitada. De vez en cuando vemos gente cantando frente a la lápida”, dice uno de los funcionarios del cementerio. «Pero este año, siempre está lleno».

La tumba, que forma parte del Museo del Silencio, tiene su particularidad. Se encuentra en el sector 7 a la derecha, casi en horizontal con el monumento a las víctimas del franquismo. Jesús Bayot e Isabel Callejas consideran el mármol como un matrimonio de auténticos expertos que son en la vida de la cantante. «Me cantó ‘Te amo’ en la boda. No veo lo hermoso que fue». Contemplan el nicho sin contener su emoción, se santiguan y no ocultan su admiración. «Yo era un fan perdido de él», dice Jesús.

«Arrancaron las letras de la lápida»

La peculiaridad en cuestión es que Nino Bravo no aparece por ningún lado. “Es porque se llevaron las cartas. Los estafaron. Y porque era mucho más que un nombre artístico: “su padre le dijo que no era Nino Bravo, sino Luis Manuel Ferri Llopis” y ese es el nombre que aparece. Aparece en un inserto de mármol gris que se añadió a la lápida original, en otro color rojizo, precisamente para evitar el saqueo de las letras. Ahora están grabados directamente en piedra con la fecha de nacimiento y el epitafio «tu mujer, tus hijas, tus padres y tu hermana».

Lo que también llama la atención es la cantidad de ofertas que se muestran. Una bufanda del Valencia CF, todo tipo de flores, collares y hasta una cinta para el pelo con una nota de agradecimiento. Incluso un muñeco de Elvis Presley. «Es porque es nuestro cantante inmortal. Nuestro Elvis especial. Aunque no se parecen en nada».

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *