Feijóo se refuerza en su «no» a pactar con Sánchez

Comment

Ultima Hora

Los múltiples frentes que ha abierto el Gobierno de coalición facilitan la labor del principal partido de la oposición, cuyo líder, Alberto Núñez Feijóo, ha sabido paliar su ralentización en las encuestas y sus propios errores por los numerosos escándalos en el Ejecutivo. Las muertes en la frontera de Melilla, la reducción de penas por la ley del «sí es sí», el exabrupto de la ministra de Irene Montero alegando que la población «fomenta la cultura de la violación», la reducción de la sedición, la cuestión de si se modificará también el desfalco y la elección de los dos miembros del Tribunal Constitucional han puesto en bandeja popular su estrategia política de no querer apoyar en nada al Ejecutivo. Tampoco, y sobre todo, Feijóo apuntó con el dedo este miércoles, durante la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), una cuestión que sabe que podría suscitar polémica en Bruselas, porque las autoridades europeas habían apelado al Gobierno y a la oposición a la actualización de esta institución.

Desde que llegó el PSOE a la Moncloa tras la moción de censura, en mayo de 2018, la relación del Ejecutivo con el PP, primero con Pablo Casado y ahora con Feijóo, ha sido pésima y con acusaciones cruzadas de quién es el responsable de esa falta de comunicación. Los populares no apoyaron varios de los estados de alarma durante el confinamiento por la covid-19, ni la reforma laboral ni el decreto de verano sobre ahorro energético, que incluía también ayudas al transporte.

La politización de la justicia

«La mayoría de los españoles están averiguando por qué no se ha podido llegar a un acuerdo con el CGPJ», ha dicho a periodistas el líder del PP, que subraya que se detiene en las razones por las que no quiere todo para apoyar al Ejecutivo. Feijóo ha recordado que Sánchez había puesto como fiscal general a la exministra Lola Delgado, «está diseñando un código penal» con los condenados por sedición (en referencia a los líderes de ERC del «juicio») y ahora ha dejado «claro» que también «quiere controlar la Corte Constitucional nombrando a un exministro [Juan Carlos Campo] y exasesor de Moncloa [Laura Díez]. “Es un problema de control obsesivo para el control del presidente Sánchez”, continuó.

“Vamos a informar a las autoridades europeas sobre la politización de la justicia y los órganos del Estado en nuestro país y, en caso de duda, vamos a demostrar por qué no se ha podido avanzar en la independencia judicial y la despolitización de la justicia en el Consejo General del Poder Judicial”, ha subrayado Feijóo.

A estas cuestiones se suman este miércoles las polémicas declaraciones de la ministra de Igualdad que, sin presumir un error en la redacción de la ley «sí es sí» que facilita la reducción de penas a los agresores sexuales, acusó a los parlamentarios populares de promover la «cultura de la violación». “Entiendo que ella se sienta responsable, porque ella y todo el Gobierno lo son, porque hay mujeres más vulnerables (…) Pero no se enojen, asuman la responsabilidad y no sigan desdibujando la línea política española”. ella dijo. .

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *