Una de cada 10 mujeres sufre de alopecia androgénica, ¿cómo tratarla?

Comment

Ultima Hora

La calvicie no es sólo un asunto de hombres. Las mujeres también la padecen y tiene graves consecuencias para la salud emocional, hasta el punto de provocar una baja autoestima que puede derivar en ansiedad e incluso depresión.

Existen más de 100 tipos de alopecia, pero la más común en mujeres, pero también en hombres, es la alopecia androgénica.

  • Hasta el 50% de los hombres de 50 años o más la padecen.

  • Alrededor del 5 al 10% de mujeres.

Esta patología capilar puede aparecer a cualquier edad después de la pubertad, aunque su frecuencia aumenta con la edad.

Y tal y como afirma la Dra. María Calvo, jefa del Servicio de Dermatología y Medicina Estética de Olympia Quirónsalud.

  • «En las mujeres posmenopáusicas, la incidencia es cercana al 40 por ciento».

  • “Aunque no es una enfermedad grave, constituye un problema médico porque genera baja autoestima e incluso ansiedad y depresión en la mujer afectada”.

¿Qué causa la alopecia androgénica en las mujeres?

La alopecia androgénica se caracteriza por la pérdida progresiva del cabello y la densidad del cabello en la coronilla y el cuero cabelludo frontal.

Detrás de esta caída del cabello pueden existir muchas enfermedades endocrinas femeninas, “sobre todo si van acompañadas de:

  • Hiperandrogenismo, como el síndrome de ovario poliquístico (SOP)

  • hiperprolactinemia

  • hiperplasia suprarrenal

  • Y algunos tumores de los ovarios y las glándulas suprarrenales».

Según la experta, en mujeres jóvenes con hiperandrogenismo (presencia excesiva de hormonas masculinas), el mecanismo de desarrollo de la alopecia es muy claro, aunque solo el 20-30% de las pacientes con síndrome de ovario poliquístico sufren pérdida de cabello.

  • “Se sigue estudiando el papel de los andrógenos en mujeres posmenopáusicas y se han implicado otros factores ambientales como el estrés, el tabaquismo y la inflamación microbiana (inflamación de una articulación por infección bacteriana o fúngica)”, explica la doctora Maria Calvo.

¿Cómo se trata la alopecia femenina?

Hay muchos tipos de alopecia y por eso lo primero y fundamental es acudir a un especialista en dermatología para saber de qué se trata. Solo así podremos llegar a aplicar uno de los muchos tratamientos existentes, evaluando previamente, además, su eficacia y seguridad.

Y como señala el médico:

  • “El objetivo del tratamiento es detener la progresión de la enfermedad, promover el crecimiento del cabello y tratar las enfermedades asociadas (hiperandrogenismo, dermatitis seborreica, etc.)”.

En general, no existe un tratamiento único, sino terapias combinadas que, según los últimos estudios, consiguen mejores resultados.

Así, tal y como señala la Dra. María Calvo, existen tratamientos no invasivos para la alopecia en la mujer como:

  • Minoxidil en forma de píldora o aplicado tópicamente

  • Fármacos antiandrógenos como finasterida y dutasterida (eficaces en mujeres posmenopáusicas)

  • Bicalutamida o espironolactona

  • Microinyecciones de antiandrógenos

  • Plasma rico en plaquetas.

Tratamiento láser, mesoterapia…

También existen tratamientos con láser de baja intensidad que mejoran el crecimiento y el grosor del cabello en personas con pérdida de cabello mínima a moderada.

  • «Puede tener un efecto terapéutico comparable al del minoxidil, y la combinación de los dos tratamientos mejora el resultado».

Pero existen otros tratamientos, como la mesoterapia, indicados para determinados tipos de alopecia que han ido cobrando mucha importancia en los últimos años.

“Es un método seguro con importantes efectos terapéuticos, que permite la administración combinada de vitaminas y moduladores de andrógenos, que pueden inyectarse in situ sin necesidad de utilizar la vía oral, minimizando así sus posibles efectos adversos”.

Por otro lado, “actualmente se está estudiando la capacidad de las células madre mesenquimales para aportar factores de crecimiento, pero los ensayos clínicos demuestran que su eficacia es temporal”, concluye María Calvo.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *