Tags:

Elecciones en Grecia | El primer ministro Mitsotakis apunta a la victoria en las elecciones griegas a pesar de los escándalos

Comment

Ultima Hora

Este domingo 21 de mayo Grecia acude a las urnas para decidir su futuro político. A principios de año, el actual primer ministro helénico, Kyriakos Mitsotakis, tenía todo para revalidar su victoria. Sin embargo, la muerte de 57 personas en el peor accidente de tren en la historia del país ha debilitado la ventaja que ostentaba el conservador partido Nueva Democracia de cara a las elecciones legislativas, dando alas a la oposición. Aunque su victoria parece asegurada, todo apunta a un Parlamento dividido en el que ninguna formación tendrá la mayoría necesaria para gobernar en solitario.

Al igual que en 2019, el centroderecha está en mejor posición para controlar la mayoría de los 300 escaños en juego. Las encuestas dan el 36% de los votos a la formación azul, casi cuatro puntos menos que en las pasadas elecciones. Mitsotakis llegó al poder con la promesa de resolver los problemas económicos de Grecia. La promesa se vio truncada por la epidemia de coronavirus, la tensión migratoria con Turquía y la crisis energética desencadenada por la guerra en Ucrania.

Después de una década de crisis de la deuda y tres rescates, la situación de Grecia ha mejorado significativamente. “Mitsotakis puede mostrar muy buenas cifras macroeconómicas: el PIB, la inversión extranjera y el turismo crecen mientras el paro es menor que en España”, explica Héctor Sánchez Margalef, investigador de Cidob. «Muchos apostarán por esta estabilidad». La popularidad del presidente del Gobierno se ha visto impulsada por esta gestión, pero en los últimos meses ha flaqueado, lo que podría complicar su reelección. Ahora pide un nuevo mandato para lograr un crecimiento anual del 3% y llevar la tasa de desempleo por debajo de los dos dígitos.

Syriza busca un cambio

El único partido que puede aspirar a eclipsar a Nueva Democracia es Syriza, que aspira al 29% de los votos. La coalición de extrema izquierda encabezada por el expresidente Alexis Tsipras ha culpado al gobierno por fallas en la seguridad que llevaron al accidente de tren que conmocionó al país.

También denunció el escándalo nacional provocado por el espionaje a políticos rivales. El verano pasado, Mitsotakis se vio obligado a despedir a su sobrino de un alto cargo gubernamental por aprobar el uso de un virus informático similar a Pegasus para intentar infectar el teléfono móvil del líder del Pasok, Nikos Androulakis, y de dos parlamentarios de la oposición, además de al menos dos periodistas. Aunque ha firmado una ley sobre la transparencia de estas operaciones, Tsipras pide una comisión de investigación sobre lo sucedido.

El Pasok tiene la llave

Hace 14 años, el Pasok era el partido más fuerte de Grecia. Hoy, tras años de cruzar el desierto por haber apoyado recortes en el gasto público, el histórico movimiento socialdemócrata pretende captar el 10% de los votos bajo las promesas de un fortalecimiento del sistema nacional de salud, una transición ecológica y más transparencia.

El papel de la tercera formación helénica puede ser crucial en estas elecciones, ya que su apoyo puede inclinar la balanza hacia un gobierno azul o rojo. “La clave está en manos del Pasok”, dice Sánchez Margalef. «Su principal opción es formar una coalición con ND que les gustaría a los mercados». Aunque los partidos mayoritarios aseguran que no colaborarán, la ausencia de una mayoría absoluta corre el riesgo de empujarlos a sentarse a la mesa de negociaciones. Si ninguno de ellos logra formar gobierno, Grecia se verá obligada a repetir las elecciones a principios de julio.

Otras formaciones

La pérdida de peso de ND y Syriza puede verse compensada por un mayor papel de los partidos más pequeños. Todos aquellos que superen el umbral del 3% de los votos tendrán un escaño en el Parlamento helénico. Este es el caso de los comunistas (KKE), que apuntan a una inusual subida al 7% de los votos. Detrás de ellos está MeRA25, el partido de izquierda alternativo fundado por el exministro de Finanzas de Syriza, Yianis Varoufakis, con un 4%.

¿Puede haber un tripartito de izquierda? Sánchez Margalef lo ve poco probable. Por un lado, porque los comunistas no quieren ponerse de acuerdo con nadie. Por otro lado, porque tras su ruptura en 2015, Tsipras y Varoufakis «ya no se pueden ver». “Esta opción de gobierno exigiría mucha cintura”, añade el investigador de Cidob.

Los sondeos también auguran un 4% para la Solución Griega, un partido ultranacionalista, rusófilo, religioso y conservador de derecha que sigue los postulados de Viktor Orbán y Donald Trump, y otro 4% para el ultraderechista Partido Nacional Griego. Su fundador, el neofascista Ilias Kasidiaris, cumple una condena de 13 años de prisión por ayudar como portavoz de la dirección de Amanecer Dorado, prohibida en 2020 por actuar como organización criminal.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *