LaLiga Santander | La Real hace el pasillo y gana el Camp Nou, como dice la tradición

Comment

Ultima Hora

La historia dice que si la Real Sociedad tiene que hacer el salón de campeones para el Barça, gana. La tradición se ha cumplido. Les Bleu et Blanc se alinearon para rendir homenaje a los culés con la esperanza de que la costumbre se repitiera, ya los cinco minutos ya estaban camino de la victoria. Algo que sucede de vez en cuando.

La Real ganó la Liga 78-79 cuando el Barça celebraba la Recopa de Europa, y 90-91 tras el alirón liguero del Cruyff del Barça; Entre los dos se impuso durante la campaña 85-86, la excepción sin pasillo. Después de 32 años, 30 derrotas y un empate, le quitó los puntos al conjunto azulgrana, que no lo diluyó, claro.

Ter Stegen, molesto

Solo molestó a Ter Stegen, que quiere cerrar la Liga con el récord de menos goles encajados. Hizo dos incorporaciones más a las del derbi. Les impidió ser más con sus intervenciones. El otro gol, anotado por Lewandowski, se logró en el último minuto, demasiado tarde para romper la costumbre.

El entretenimiento se daba por hecho con la relajación del Barça y se acentuó con el primer gol de la Real, que no estaba en los pronósticos (sólo se habían visto dos en Liga, uno de Joselu de penalti y otro de Koundé en propia puerta). , que mantuvo alto el ritmo del partido. Obligó al Barça a despertar, negándole la pretensión de recrearse al grito de «campeones, campeones».

Dembélé levantó «ohs» de admiración con sus fintas y sus regates y «ohs» de decepción por no terminar ningún partido.

Tuvo que remangar el XI de Xavi y pelear como si necesitara los puntos. La noche amenazaba peligrosamente con una Real formidable, siempre interesante de ver y que, eso sí, necesitaba los puntos para ir a la Champions. Más aún tras la victoria del Villarreal en Girona.

Tres puntos con Dembélé

La primera parte se fue acelerando gracias a la voluntad mutua y, sin duda, gracias a la señal del goleador. El balón también amenazaba a Ter Stegen y Remiro, ambos laterales muy rectos intentando buscarse las espaldas con las defensas plantadas lejos de los porteros.

Xavi recuperó los tres puntos con su trío favorito integrando a Dembélé como lateral izquierdo, lo que cambió ciertos mecanismos del equipo. La mayor profundidad del Barça con dos alas abiertas de par en par reducía el juego interior a pesar de que había espacios.

En el devenir del partido se notó la ausencia de Gavi, sancionado, y habitual habitante del puesto de Dembélé, aunque más se notó la ausencia de Pedri, apurado. Al igual que Araujo, se extraña mucho la presencia de Sorloth, un gigante de proporciones similares. Le bastó una carga para desplazar a Koundé, robarle el balón y crear el gol de Merino. Ante la evidencia de que el francés perdió todos los duelos con Sorloth, Xavi lo sustituyó por Marcos. Lewandowski no tuvo la misma suerte que Sorloth. El normando lo sacudió suavemente, sin castigo. El delantero no ha sabido encontrar sus espacios ni estar en contacto con sus compañeros.

Con Dembélé y Raphinha cambiando posiciones durante mucho tiempo, el balón no se detenía en la mitad del campo, sino que iba directo a los extremos para que pudieran jugarlo con sus compañeros. Dembélé levantó «ohs» de admiración con sus fintas y sus regates, luego encadenó «ohs» de decepción por no haber acabado el partido con la decisión correcta.

recursos antiguos

Recuperando recursos utilizados esta temporada, Xavi recuperó a Balde para el lateral derecho como en épocas de crisis de lesiones. Se metió un poco profundo para no cruzar con la derecha y porque su espacio lo tapó Raphinha. Lo mismo le pasó a Alba con Dembélé, al que no pudo doblegar.

Confirmando que el rendimiento del equipo se estaba deteriorando por la drástica reducción de las ocasiones de gol, Xavi presentó a Ansu Fati y Ferran. Uno de los cambiados fue Kessié, lo que implicaba que uno de ellos estaba entrenando bajo techo. Ferran ocupaba esta posición pero no asumía esa función de encadenar los pases al situarse más adelante.

El Barça luego empató 4-2-4 y se fueron por caminos separados. En el medio sólo quedaron De Jong y Busquets y una derrota del holandés propició el segundo gol, con Christensen perdido al retroceder. Nuevamente, los culés reclamaron una falta previa que Alberola Rojas, errático y desconcertante según él, desestimó. La Real había adquirido demasiadas ventajas como para perderla. Con sus cambios defensivos protegió este botín histórico que podría durar hasta el próximo alirón culé.

Ficha técnica

Barcelona: Ter Stegen (8); Godet (6), Koundé (4), Christensen (5), Alba (6); Kessie (4), Busquets (6), De Jong (6); Raphinha (5), Lewandowski (5), Dembélé (7). Entrenador: Xavi Hernández (6). Sustituciones: Marcos (6) por Koundé (m. 46); Ansu Fati (4) por Raphinha (m. 63); Ferran (5) por Kessie (m. 63); Eric (sc) por Busquets (m. 83); Torre (sc) de Dembélé (m. 86).

Real Sociedad: Remiro (8); Aritz (5), Zubquedenoticias (6), Le Normand (5), Rico (4); Merino (6), Zubimendi (6), Íllar (5); Cho (5), Sorloth (8), Barrenetxea (6). Entrenador: Imanol Alguacil (7). Cambios: Kubo (6) por Cho (m. 58); Gorosabel (5) por Illarra (muerto 58); Marín (4) por Barrenetxea (m. 73); Pacheco (sc) por Zubquedenoticias (m. 81); Fernández (sc) por Sorloth (m. 81).

Goles: 0-1 (m. 5), Merino; 0-2 (murió en 72 años); Sorlot; 1-2 (fallecido en 90), Lewandowski.

Árbitro: Alberola Rojas (2), de La Mancha.

Tarjetas: Zubquedenoticias, Ilarra, Lewandowski, Busquets, Marcos, Kubo, Fernández, De Jong.

Estadio: Camp Nou.

Espectadores: 88.049.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *