el Corral de la Morería celebra el «mejor año de su vida»

Comment

Ultima Hora

La primera vez que Blanca del Rey entró en el Corral de la Morería (Madrid) tenía 14 años. Había viajado desde Córdoba con su madre, una «ciudad cerrada y moralizante» frente a ese «Madrid abierto, con edificios tan altos» que tanto le había marcado. Eran los primeros años de la década de 1960 y lo vivió como si hubiera “atravesado el Océano Pacífico”. Casualmente, en este inicio estuvo presente el actor de cine clásico americano Rock Hudson, uno de los muchos artistas que han pasado por este tablao, referente gastronómico nacional y uno de los 1.000 lugares que hay que ver antes de morir según el clásico diario de viaje de Patricia Schultz.

En ese momento, Del Rey no podía imaginar que acabaría siendo propietaria y directora artística de un lugar que acogió y puso en marcha a figuras como Antonio Gades, La Chunga, Manuela Vargas, Mario Maya, Diego el Cigala, José Mercé o Antonio Canales. A ella misma. «¿Cómo iba a pensar en eso? Lo que uno quiere a los 14 es crecer y bailar cada vez mejor. Ese es el problema hoy, que la gente no ha dado el primer paso y ya quiere estar en la cima», dijo. es dicho.

Manuel del Rey, dueño del local y 27 años mayor que él, se enamora de esta bailarina a la que esperará unos años antes de casarse. Hubo una boda, y durante más de tres décadas sacó el mantón de Manila para bailar para deleite de sus clientes, que veían como los amplios flecos de seda envolvían sus movimientos con una manipulación que hizo escuela, la de la ‘Soleá de la chal’. Aquí celebraban en familia -la de sangre y la que formaban en el tablao-, cumpleaños, bodas, bautizos y comuniones. Aquí hicieron su ronda sus hijos, Juanma y Armando, y aquí se dieron cita algunas de las personalidades más importantes de la política y el arte mundial.

“Aquí el Sha de Persia conoció a Farah Diba. Mi esposo los presentó. Hay muchas anécdotas”, dice Blanca. Se dice que entre sus muros tuvieron una de sus legendarias peleas Ava Gardner y Frank Sinatra (que terminó en bofetada). También lo que pasó con los Beatles (antes de que los fanáticos se desmayaran en sus conciertos para ser… los Beatles) y los Rolling Stones, además de otros personajes tan diversos como Marlene Dietrich, Ronald Reagn y el Che Guevara, Marlon Brando y Cantinflas, Nicole Kidman, Sarah Jessica Parker o Justin Bieber. “Tenemos dos cajas de película en blanco y negro. Algo vamos a hacer con la ayuda de profesionales, porque el otro día salió una foto y no estábamos seguros de quién era el hombre que aparecía. Resultó ser Jimmy Carter. ,» él dice. Reagan, Richard Nixon, George W. Bush y Edward Kennedy también han sido vistos aquí.

Amargo de Mario Maya

Blanca comparece ante la prensa dos días antes de celebrar el 20 de mayo el 67 aniversario del tablao y cinco días después de recibir de manos del alcalde de Madrid José Luís Martínez-Almeida la medalla por ser «uno de los más importantes de la historia del flamenco».

Recuerda con especial cariño el día en que Mario Maya creó El Amargo, creado sobre textos de Federico García Lorca. “Aquí creó el embrión de lo que después puso en teatro. Salió con el torso desnudo, que ahora parece que lo descubrieron los jóvenes, pero no. Mario Maya ya lo tenía hecho, para sorpresa de todos los presentes”, recordar. También ha acogido otros hitos, como la presentación de Entre dos aguas de Paco de Lucía o el debut y despegue profesional de Isabel Pantoja.

Gastronomia y vinos

Considerado un referente en el mundo del flamenco, apareció el pasado febrero en un reportaje interactivo del New York Times sobre qué hacer en 36 horas en Madrid. Era el número uno en su lista de recomendaciones de iconos culturales y gastronómicos de la capital, como recuerda entre lágrimas Juanma del Rey. A la muerte de su padre, él y su hermano Armando tomaron las riendas de esta nueva etapa, dejando atrás sus respectivas carreras deportivas.

En 2013 decidieron abrir un pequeño salón separado del espacio principal con su madre para iniciar una aventura gastronómica. El chef vasco David García se sumó al proyecto en 2016. Desde entonces, han obtenido una Estrella Michelin en 2018 (es el único tablao flamenco del mundo que la tiene), y el Tercer Sol de la Guía Repsol, a principios de año .

David García, que lidera un equipo de 25 personas, reconoce que podría cocinar en cualquier lugar, incluso en su país, Bilbao, tan diferente a este ambiente flamenco, pero prefiere su nuevo hogar. Así continúa la estela de este local que ya abrió en 1956 con un concepto de alta cocina de la época, que incluía un menú con caviar, langosta termidor o bullabesa.

Hoy también cuenta con una de las bodegas más completas de España. Liderado por Juan Manuel del Rey, incluye en su carta de vinos un apartado especial con más de 1.000 referencias de vinos de Jerez, con un apartado dedicado a las botellas viejas. Se trata (sin duda para los entendidos) de la mejor colección del mundo en su estilo, al nivel de este tablao flamenco que celebra, con motivo de su 67 aniversario, “el mejor año de su vida”.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *