El PP ganaría en la Comunidad Valenciana, pero la coalición de izquierdas resistiría por la mínima

Comment

Ultima Hora

El PP ganará las elecciones en la Comunidad Valenciana el próximo 28 de mayo. Engulle casi en su totalidad a Ciudadanos, que está lejos del 5% electoral. Sin embargo, la coalición Botànic resistirá. Por lo mínimo Pero aguantará. Estas son las principales conclusiones de la encuesta de Invest Group para los diarios Prensa Ibérica de la Comunidad Valenciana (Levante-EMV, Información de Alicante y Mediterráneo-El Periódico de Castellón) tras entrevistar telefónicamente a 1.500 personas en las tres provincias entre el 2 y el 11 de este mes de mayo.

El estudio da respuesta a algunas de las grandes claves de esta campaña. Así, la política valenciana seguirá siendo la de los bloques, derecha e izquierda, a pesar del avance de los dos grandes partidos tradicionales, PP y PSPV-PSOE, que todavía están lejos de la mayoría absoluta. Pero la diferencia entre un grupo ideológico y otro es mínima. Nunca había habido un pronóstico tan ajustado. Ventaja de un solo escaño para los partidos Botànic: 50 contra 49, según la encuesta.

Emerge otra clave fundamental: la participación, que el estudio sitúa por encima del 71,5%. Si estuviera por debajo del 68%, dijo, la mayoría podría dar la vuelta y ser la suma de PP y Vox. La clave de este asiento decisivo estaría en la provincia de Valencia. Una de las principales razones de este ajustado resultado sería que la ultraderecha supera a Compromís en las estimaciones de votos, aunque puede tener el mismo número de diputados por la menor penetración de Vox en Valencia. Finalmente, Unides Podem se mantiene sólidamente por encima del 5%, con una previsión del 6,7% de los votos.

El primer título producido por la combinación de todos estos factores es que el PP recupera el puesto de primera fuerza en la Comunidad Valenciana que perdió en 2019. La formación de Carlos Mazón sería la más votada en las tres provincias (más del 33 % de los voto) y aumentaría a 36 diputados, es decir, casi el doble de su número en esta legislatura (19).

Los ciudadanos no entran

El crecimiento se produce principalmente por el desplome de Ciudadanos, que cae a un 2,2% estimado de votos, lejos de la barrera del 5% que da acceso a Corts. La formación pasa pues en cuatro años de 18 plazas a nada.

Los socialistas avanzan respecto a 2019 y superan el 27% de los votos (23,8% en las últimas autonómicas). Así, pasarían de 27 a un rango entre 29 y 31 diputados. El PSPV de Ximo Puig avanza, por tanto, pero no ocurre lo mismo con el resto de formaciones de Botànic.

Compromís se queda en una estimación de votos del 12,2% (16,4% en 2019) según la encuesta de Invest Group y caería así a 13 o 14 escaños (actualmente tiene 17).

Por su parte, Unides Podem resiste como fuerza parlamentaria, pero la previsión que obtiene es de entre 6 y 7 diputados (llegó a 8 en 2019). La formación “morada”, sin embargo, tiene mejor pronóstico ahora que en octubre pasado. Un factor a tener en cuenta es que durante el periodo de detención de la muestra, trascendió que la vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, apoyaría al candidato valenciano de coalición, Héctor Illueca, en un acto en Alicante.

Vox, tercera fuerza en las votaciones

Por el contrario, la extrema derecha aumenta su representación parlamentaria y pasa de diez a entre 13 y 14 escaños en Les Corts. Sería el tercer votante, con una estimación ligeramente superior a la de Compromís, que le situaría entre el 12,3 y el 12,6% de los votos.

El panorama resultante es extremadamente apretado y complejo, tanto que un puñado de voces puede cambiar qué bloque ganará. La pieza fundamental de la composición final será la participación, apunta el estudio. El resultado de Vox (13 o 14 diputados) sería la variable determinante de la suma final. Con catorce, habría una mayoría de derecha. A los trece, el gobierno está a la izquierda. Este diputado, añade la consultora, se desarrolla en la provincia de Valencia y estaría en competencia con el PSPV y Unides Podem. En Alicante no prevé disputa de escaños. En Castellón, el escaño que quedaría en la papeleta está entre Socialistas y Compromís, lo que no afecta a la suma final.

¿Cuál es el elemento que puede inclinar este asiento decisivo hacia un lado o hacia el otro? La participación. El trabajo de Invest Group indica que con un alto índice de abstención (índice de votación por debajo del 68%) ganaría la derecha con 50 diputados en total. Esto se debe a la mayor seguridad en la decisión de votar en la población sociológicamente acertada, argumenta.

Y viceversa, si esta variable es superior al porcentaje mencionado, el Botànic se garantizaría un tercer gobierno.

Este segundo escenario es el que pronostica la empresa encuestadora. El análisis de datos de encuestas y series históricas en elecciones autonómicas permite estimar un nivel de participación del 71,5% en las próximas elecciones, concluye. En las regionales de 2019 fue del 75,8%, pero luego coincidieron con las generales en medio de una alta polarización. En las de 2015, donde se dio el mismo escenario de votación con las municipales, la tasa de votación fue del 71,1%. Y un porcentaje muy similar ocurrió en 2011: 71,5%.

Al final, si la participación cae entre el 68 y el 69%, o entre ese porcentaje y el 71,5%, como se esperaba, o si es superior, ganaría el Botànic. Así, en tres de los cuatro escenarios de participación que se plantean, la mayoría continuaría en el bloque de izquierda.

Contraste con evaluación

Los resultados que ofrece el barómetro electoral contrastan con la valoración que hacen los ciudadanos de la gestión del Consejo en una legislatura marcada por la pandemia y las dificultades económicas provocadas por la guerra en Ucrania. Tal y como publicó ayer este periódico en la primera parte de la muestra, la puntuación de Botànic ha mejorado respecto a la de 2019: el 44,1% tiene una opinión favorable, seis puntos más que antes de las últimas elecciones. Sin embargo, el resultado electoral sería mucho más ajustado para la izquierda. Una posible explicación es la influencia del contexto político español.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *