Es posible: la ONU explica cómo reducir la producción de plástico en un 80 % para 2040

Comment

Ultima Hora

Según un informe publicado recientemente por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la contaminación por plástico podría reducirse en un 80 % para 2040 si los países y las empresas realizan cambios profundos en las políticas y el mercado utilizando las tecnologías existentes. El informe llega en vísperas de la segunda ronda de negociaciones en París para tratar de llegar a un acuerdo global para abordar la contaminación plástica.

El informe titulado «Cierre el grifo: cómo el mundo puede acabar con la contaminación plástica y crear una economía circular» es un análisis centrado en soluciones prácticas concretas, cambios de mercado y políticas que pueden guiar a gobiernos y empresas. El objetivo es conseguir una economía circular también en este sector.

“La forma en que producimos, usamos y desechamos los plásticos contamina los ecosistemas, crea riesgos para la salud humana y desestabiliza el clima”, dijo la Directora Ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen. «Este informe del PNUMA establece una hoja de ruta para reducir drásticamente estos riesgos mediante la adopción de un enfoque circular que mantiene los plásticos fuera de los ecosistemas, fuera de nuestros cuerpos y en la economía. Si seguimos esta hoja de ruta, los plásticos pueden generar ganancias económicas, sociales y ambientales significativas. «.

Cambios necesarios hacia la circularidad

Para reducir la contaminación plástica en un 80 % en todo el mundo para 2040, el informe sugiere eliminar primero los plásticos problemáticos e innecesarios. Posteriormente, el informe aboga por tres cambios en el mercado: reutilizar, reciclar y reorientar y diversificar productos:

Reutilización: promover opciones de reutilización, incluidas botellas recargables, dispensadores a granel, sistemas de depósito y devolución (SDDR), sistemas de recuperación de contenedores, etc., puede reducir la contaminación plástica en un 30 % para 2040. Para aprovechar su potencial, los gobiernos deben ayudar a construir un sistema de comercio más reutilizable.

Reciclaje: Se puede lograr reducir la contaminación plástica en un 20 % adicional para 2040 si el reciclaje se convierte en un negocio más estable y rentable. La eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles, la implementación de pautas de diseño para mejorar la reciclabilidad y otras medidas aumentarían la proporción de plásticos económicamente reciclables del 21 % al 50 %.

Redirección y diversificación: Reemplazar los envases, envoltorios y empaques de plástico por otros hechos de materiales alternativos (como papel o materiales compostables) puede conducir a una reducción adicional del 17 % en la contaminación plástica.

Incluso tomando las medidas anteriores, para 2040 todavía habrá 100 millones de toneladas métricas de plásticos de un solo uso y de vida corta que deberán reciclarse, además de todos los desechos existentes. Esta cantidad se puede reducir implementando estándares de diseño y seguridad para la eliminación de desechos plásticos no reciclables y responsabilizando a los fabricantes por los productos que liberan microplásticos, entre otras cosas.

Los costes de «cortar el grifo» al plástico

«En general, cambiar a una economía circular generaría un ahorro de 1,17 billones de euros, teniendo en cuenta los costes de reciclaje y los ingresos. Se ahorrarían otros 3 billones de euros evitando otros daños asociados, como los creados en la salud, el clima, la contaminación del aire, la degradación del ecosistema marino y los costos de los litigios”, explica el documento del PNUMA.

El informe agrega que este cambio también podría conducir a la creación de 700.000 puestos de trabajo para 2040, principalmente en países de bajos ingresos, mejorando significativamente los medios de vida de millones de trabajadores.

Los costes derivados de las inversiones necesarias para afrontar este cambio son significativos, pero en cualquier caso serían inferiores a los que generaría no afrontar dicho cambio: 62.000 millones anuales, frente a 105.000 millones anuales. Gran parte de estos recursos se pueden obtener mediante la sustitución de las inversiones previstas por nuevas instalaciones productivas, que ya no serían necesarias debido a la reducción de los requisitos de material, o un impuesto a la producción de plástico virgen. Sin embargo, agrega el informe, «el tiempo se acaba: un retraso de cinco años podría conducir a un aumento de 80 millones de toneladas de contaminación plástica para 2040».

Los costos más altos tanto en una economía desechable como circular son operativos. Por lo tanto, si se implementa una regulación para garantizar que los plásticos estén diseñados para ser circulares (reutilizables), los productores también estarían obligados a «financiar la recolección, el reciclaje y la eliminación responsable al final de la vida útil de los productos plásticos».

También se compromete a respetar los criterios adoptados en todo el mundo. Y es que las políticas acordadas internacionalmente “pueden ayudar a superar las limitaciones de la planificación nacional y la acción comercial, apoyar una próspera economía mundial circular de plásticos, desbloquear oportunidades comerciales y crear puestos de trabajo”.

El informe recomienda un marco fiscal mundial único para permitir que los materiales reciclados compitan en pie de igualdad con los materiales vírgenes, crear economías de escala para las soluciones y establecer sistemas de seguimiento y mecanismos de financiación.

Informe completo: https://www.unep.org/es/resources/turning-off-tap-end-plastic-pollution-create-circular-economy

……..

Contacto para la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *