umiaya | Aperitivos aborígenes bajo la montaña sagrada de Gran Canaria

Comment

Ultima Hora

Uno de los hitos históricos más importantes para los aborígenes de Gran Canaria, precisamente el que supuso su rendición a los castellanos en 1483 y su posterior desaparición, pudo haber ocurrido en un lugar distinto al que consta en los libros.

Los arqueólogos creen que la rendición pudo haber ocurrido al amparo de una de las rocas sagradas para los antiguos pobladores de la isla.

Así es Umiaya, un santuario que podría extenderse unos kilómetros desde los acantilados de Amurga y que ahora inspira uno de los menús del chef Germán Ortega (una estrella Michelin) en su espacio gastronómico La Peseta del Paradisus Gran Canaria que acaba de inaugurar la cadena Meliá , un hotel de lujo todo incluido que ofrece tours por la isla para conectar a sus clientes con el destino, la cultura y su naturaleza.

El menú de Umiaya comienza con una loncha de frisona canaria, una pequeña vaca lechera culona acompañada de queso de La Gloria y espárragos trigueros de Teror.

Ortega supervisa el encantador comedor con vista a las piscinas de este hotel con cuidados jardines frente a la playa donde Isabel Florido imparte clases de yoga, pilates y meditación a los turistas.

“Soy cocinero porque me gusta comer”, dice el chef antes de servir un risotto reinventado con acentos canarios, trufa y queso de cabra en lugar del parmesano de su menú Tierra.

El alemán Ortega borda el potaje de berros, una receta de la humilde cocina canaria que ahora se cotiza a precio de oro. “Estos platos los preparo en casa y para el personal de mi restaurante”, explica, porque lo que ofrecemos en Peseta es alta cocina con el inconfundible toque grancanario marcado por las influencias del recetario sudamericano, asiático y norteeuropeo llegado por barco en el Puerto de La Luz.

En Paradisus Gran Canaria, la estancia está llena de encanto local y ofrece desde talleres de cocina hasta excursiones a los lugares más escondidos o emblemáticos de la isla. Los turistas tienen la oportunidad de visitar los más pintorescos cafetales, destilerías y bodegas.

En el hotel no solo hay una propuesta interesante para conectar con la gastronomía y los productos locales en las experiencias de destino incluidas; una vez dentro, la oferta se amplía a nueve conceptos diferentes en los que la cocina es auténtica y va desde la internacional hasta la local.

Desde espacios desde los que disfrutar de una comida relajada y desenfadada, hasta restaurantes de “autor” con una apuesta contemporánea y elegante. En el ámbito del ocio gastronómico destacan también las propuestas de cócteles, tapas y diversión junto a la piscina o frente al mar.

«Se podría decir que aquí estamos en un auténtico paraíso», alardea Germán Ortega mientras prepara un postre de gofio, plátano y millo para cerrar su menú «Marígame», una carta en la que el pescado del día cobra protagonismo y que se captan justo en frente del hotel y muy cerca de la mágica montaña sagrada de Gran Canaria.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *