«Canarias es una fuente de talento y sería un error ignorarlo»

Comment

Ultima Hora

Hasta hace unas semanas trabajabas en la UD Las Palmas, ¿cómo surgió la oferta tinerfeña?

Me llamaron Juan Guerrero y Suso Santana y me dijeron que querían contar conmigo. Inmediatamente lo puse en conocimiento de la UD Las Palmas porque creo que hay que ser sincero y no ocultar nada. Acepté y estoy muy ilusionado porque soy un enamorado del fútbol base, lo amo más que el fútbol de élite, y el Tenerife me dijo que quiere apostar fuerte por la carrera. Me hacen saber que le darán mucha importancia a la zona de captación y que todo se ha arreglado satisfactoriamente. Es un honor para mí poder participar en el proyecto del club en mi isla.

Viene de Laguna y Las Palmas, hasta la fecha sus dos grandes clubes.

Estuvieron siete años en ambos clubes y yo estaba feliz en los dos lugares. No tengo nada que reprocharles, todo lo contrario.

¿Y qué encontró Jony Vega cuando entró en Tenerife?

Bueno, con una enorme cantidad de trabajo. Cuando nos sentamos a negociar, la idea era que yo me incorporaría más tarde. Finalmente lo hice en mayo y es un período difícil porque no hay tiempo: tengo que integrarme rápido, aprender oficios anteriores, analizar el entorno y poco a poco crear los mejores equipos que entendamos ser competitivos.

Entiendo que no se pueden esperar milagros ni resultados de la noche a la mañana.

Es una temporada atípica porque ya había terminado mi fichaje por el Las Palmas. Firmábamos allí a principios de año; Aquí es cuando aceptamos la mayoría de las firmas. Y estas firmas quizás se hagan bajo la dirección de la UD, eso no va a cambiar más. Dicho esto, soy muy exigente conmigo mismo y espero resultados a corto plazo. Para ello dedico casi 24 horas a discutir con agencias, futbolistas… y también a intentar traer de vuelta a los jugadores que se han ido. Aunque es complicado, estoy convencido de que se verá el progreso en poco tiempo. Si me trajeron, por eso. No voy a volver al pasado, donde por supuesto se han hecho bien las cosas, pero sí quiero mirar hacia el futuro y progresar en nuestro tablero. Al final, eso es lo que cuenta.

Inició su carrera en un ambiente modesto, en los Andes. ¿Tu trabajo allí también era el de coleccionista?

Y aprovecho tu pregunta para agradecer a Iván Medina la oportunidad que me brindó, con medios limitados pero siempre con el apoyo total del club. Y luego tuve la misión ahora, el reclutamiento. Lo mismo en Laguna, donde encontré una base muy deteriorada y nos llevaron paso a paso.

¿Hasta qué punto van a ser vitales las relaciones con el resto de clubes de la isla?

El CD Tenerife es la suma de los clubes que forman la isla y la provincia. Nos vamos a alimentar de ella, es nuestro sustento. Y ya lo hago. Programé reuniones con cada presidente de club para preguntarles cuáles son sus preocupaciones y qué les gustaría que les ofreciera el representante. Un árbol no puede crecer sin sus raíces; y sus raíces son cada uno de estos clubes.

¿Ha cambiado mucho el fútbol juvenil desde que empezaste a trabajar allí?

Los tiempos han cambiado y los jugadores también. A veces podemos mimar al futbolista porque generamos expectativas que luego, si no se reflejan, de ahí viene el problema. Pero también es cierto que cada vez encuentro más chicos bien formados, con objetivos realistas, la cabeza bien puesta y que te facilitan mucho trabajar con ellos.

¿A qué nivel está la carrera canaria?

Canarias es una inagotable fábrica de talento que año tras año promociona jugadores. El problema sería ignorarlo, o dejar de valorar lo que tenemos en casa. Mi opinión es que necesitamos alimentarnos del alto nivel de jugadores que tenemos en las islas.

Pero hará falta un entrenador en el primer equipo para que les sea más fácil conseguir minutos.

Creo que está un poco en la idiosincrasia del club. Si históricamente tienes una carrera de ascenso y eso se inculca en todos los niveles del club, al final lograremos que todo fluya y que el resultado de la suma sea positivo. Y si a nuestros entrenadores le damos futbolistas de alto nivel, evidentemente serán los primeros en interesarse en darles minutos y hacerlos protagonistas.

¿Ya decidieron quiénes serán los entrenadores de base?

Ahí tomaremos mucho de la gestión deportiva anterior. Todavía no tengo argumentos para confirmar o rechazar a un entrenador, pero pronto todos tendrán que saber cuál será su papel en la carrera.

¿La promoción de la filial forma parte de vuestros objetivos?

Sin duda. Los trapos calientes no sirven aquí. Somos un club profesional, tenemos filial con chicos de la Península y de todo el Archipiélago y uno de los objetivos que nos hemos marcado es promocionar. Al fin y al cabo, tenemos un equipo de chicos que viven por y para el fútbol; y que se enfrentan a equipos de tercera división que compiten con un sinfín de dificultades, incluso para entrenar. Y sí, queremos montar.

¿Qué fisonomía tendrá el B?

Me gustaría que hubiera tres o cuatro futbolistas más de menores de 23 años, pero tampoco mayores de 25, serviría para estructurar el equipo y darle la madurez necesaria para visitar ciertos lugares. Aparte de eso, la mayoría serán jugadores que puedan ascender. Queremos subir, pero también que haya jugadores que rompan la barrera de la profesionalidad. Sin ella, no seremos del todo felices.

¿Cómo será su relación con Mauro Pérez?

El CD Tenerife es una entidad, no puede haber departamentos apretados, tiene que haber una comunicación fluida, de ida y vuelta. Y con Mauro Pérez, los hay. Queremos trabajar de la mano y dejar de lado el ego, que aquí no tiene cabida o no existe.

¿Qué reacción encontraste cuando iniciaste la serie de contactos con otros clubes juveniles?

Algunos no me hablaron bien, pero no es que todos los clubes me hablaron mal. Es una cuestión de sinergias, de que cada uno haga su parte y sea capaz de conseguir los objetivos de todos. Ellos también tienen que comer y Tenerife tiene que ayudarlos. Es nuestra idea.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *