Ayuntamiento de Zaragoza | La despedida de Azcón: «Fue un honor»

Comment

Ultima Hora

Fin de ciclo y algo más. El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, se despidió entre lágrimas de sus funciones en el que ha sido su discurso más breve y «difícil» en una legislatura marcada por la pandemia. «Siempre se pueden hacer mejor las cosas, aunque en cualquier caso ha sido un honor», dijo con mucha dificultad y con la voz entrecortada antes de cerrar un pleno en el que no hubo debate ni discusión, sino que se convirtió en un adiós a los 18 de los 31 concejales que no seguirán en la próxima legislatura. También para Azcón, que cambia de casa para presidir el gobierno de Aragón.

Deja el consistorio en buenas manos -dicen en el PP, claro- porque su sucesora en el poder será Natalia Chueca, la que él mismo eligió para revalidar el consistorio. Ese mismo sábado asumirá como alcaldesa y se convertirá en la segunda mujer en hacerlo. La segunda del PP.

Este pleno de despedida es un ritual en el ayuntamiento. Un encuentro que sirve para dar gracias y pedir disculpas por los desbordes que a veces se producen en «el fervor del debate». También para demostrar el cariño que se tienen, en realidad, el uno por el otro, por mucho que discutan en público, y tirar el extraño zasca.

El ‘zasca’ en Podemos de Podemos

La de este miércoles estuvo encabezada por la alcaldesa de Podemos, Amparo Bella, que no dudó en hablar de «invisibilidad, de ser ignorada, de tropiezo, de desprecio e insultos en el espacio público y en los propios grupos municipales». “Si hubiera una reunión de política corporativa, muchos estaríamos hablando de eso”, dijo Bella, quien ha admitido públicamente lo que ha sido un secreto a voces de que su relación con el sparring Fernando Rivares, “fue única”.

A diferencia de Rivarés, que acaba de perder las elecciones del 28M (Podemos se quedó sin representación en el ayuntamiento), Bella hizo su autocrítica y admitió que el partido “tiene que pensar porque algo no hemos hecho bien”, dependiendo de los resultados electorales. Reflexión obligada, dice, si queremos encontrar “la esperanza de sumar sin excluir”.

Adiós a la figura del cambio

El pleno sirvió para despedir a la que era la figura por excelencia del cambio, la que reclamaba el movimiento 15M. El exalcalde Pedro Santisteve deja paso a caras nuevas y se retira de la vida política tras hacer historia, romper el bipartidismo y llegar a la alcaldía para sentar las bases del cambio con Luisa Broto y el ‘comandante’ Alberto Cubero.

«Las instituciones están imbuidas de los cambios que les traen los gobiernos», dijo Santisteve en un discurso en el que subrayó la importancia de dejar de lado «la toxicidad de los debates para dignificar el trabajo político».

“Trajimos aire fresco”, recordó con orgullo Santisteve, advirtiendo que ZeC seguirá trabajando para defender los servicios públicos y luchar contra la privatización. Están «dando un paso al costado, no dando un paso atrás», como dijo Broto, quien animó a la margen izquierda a «defender» los derechos sociales.

Por su parte, Cubero, que recordó que había venido a demostrar «que las instituciones son un espacio para visualizar las contradicciones de la sociedad y trasladar la situación de la mayoría social obrera» se fue satisfecho, «con más antecedentes legales y la más claro».

Las ex de Cs, contra Cs

Los antiguos alumnos de Cs también intervinieron y no perdieron la oportunidad de lanzar algún que otro dardo en su antigua fiesta. “Siempre hemos sido fieles a los principios y compromisos adquiridos con los zaragozanos”, dijo Javier Rodrigo.

Si algo ha propuesto cada uno de los miembros del actual gobierno es su “unidad”. Como si fuera una pauta, el 14 se jactaba de la excepción de este equipo, que entrando en coalición se mantuvo unido “por mucho que intentaran dividirnos o enfrentarnos”, dijo María Navarro, quien también cambia de casa y Moverá Pignatelli con Jorge Azcón.

El alcalde y futuro presidente de Aragón protagonizó la mayor parte de los elogios. “El líder”, lo apodaron varios de sus compañeros de gobierno. «Tienes habilidades reforzadas que yo misma no conocía y que en ocasiones me llevaron al límite», admitió Carolina Andreu, que se retira de la vida política.

En el banquillo del PSOE, Antonio Barrachina reconoció su interés por seguir otra legislatura, “pero las autoridades de mi partido no se lo pensaron”, lamentó durante su discurso de despedida. Con la notoria ausencia de Ignacio Magaña, entre los concejales salientes del PSOE, se ha mencionado en más de una ocasión el nombre de Pilar Alegría, la que encabezaba la lista y la que confiaba en ellos.

Su sucesora, Lola Ranera, ha querido fomentar “la vocación de público” de todos aquellos que deciden embarcarse en esta política que, como dijo Cubero, “cansa”.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *