BILDÚ POLÍTICO | Francisco Martín, de los escenarios de la Moncloa al enfrentamiento en Madrid

Comment

Ultima Hora

Francisco Martín (41) lleva tres meses trabajando en la trastienda de La Moncloa dando cara y voz a los mensajes que llegan para adaptarlos a Madrid. El Delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid desde marzo de este año abandonó la Secretaría General de Presidencia, donde trabajaba de la mano del ministro Félix Bolaños, para aterrizar en el territorio de Isabel Díaz Ayuso y enfrentarse a ella. Este no es el trabajo de un delegado del gobierno, pero todos los que han ocupado este cargo en la región, de un partido u otro, han utilizado el altavoz que les da el cargo para lanzar mensajes políticos y confrontarlos con el partido contrario.

Llegó a la Secretaría General de la Presidencia en sustitución del actual ministro Félix Bolaños tras haber sido Director del Departamento de Planificación y Seguimiento de la Actividad Gubernamental también en la Presidencia del Gobierno. En la delegación sustituyó a Mercedes González, que fue nombrada directora de la Guardia Civil pero ya ha dejado el cargo porque está en las listas del PSOE para el Congreso y es incompatible con el cargo. Con trato afable y cercano, el pasado martes asistió a la constitución de la Asamblea de Madrid, donde en los pasillos vimos cómo saludaba a los portavoces de los distintos partidos representados en la cámara autonómica y su sintonía con el socialista Juan Lobato.

El delegado del Gobierno de Madrid dice que Bildu ‘ha hecho más por España que los machistas con sus pulseras’

Este jueves, Martín encendió una mecha diciendo que «Bildu ha hecho más por España que los jingoístas con sus pulseras». La formación abertzale ha sido protagonista de la campaña autonómica y con declaraciones como esta se abre el camino para que lo vuelva a ser en las jornadas que restan hasta el 23 de julio. No es la primera vez que el diputado habla de Bildu, lo hizo en los días previos a las elecciones del 28 de mayo cuando Ayuso subrayó que «ETA está viva», en alusión a que sigue en las instituciones porque Bildu llevó varios condenados por terrorismo en sus listas municipales. Luego calificó de «vergonzosas» las declaraciones del presidente e intervino en varias ocasiones para defender al Gobierno español y al PSOE para asegurar, contrariamente a lo que decían los populares, que no hubo pacto con Bildu, solo acuerdos parlamentarios de leyes concretas.

Martín es un hombre cercano a Pedro Sánchez. A través de la asociación Bancal de Rosas, que él mismo presidía, el ahora delegado consiguió financiar parte de la campaña de las primarias de Sánchez para la secretaría general del PSOE. Esta recaudación por crowdfunding le llevó a ser criticada por el PP, todavía liderado por Mariano Rajoy, que pidió su comparecencia en el Senado para investigar el origen de este dinero. Además de sus afinidades con Bolaños, el actual secretario general del PSOE en Madrid, Juan Lobato, también ha mostrado su cercanía a Martín desde que fue nombrado delegado del Gobierno. Ambos proceden de Soto del Real, donde Lobato fue alcalde durante seis años y donde actualmente reside el ex hombre fuerte de la todavía ministra de Presidencia.

Esa misma semana, el hombre de Sánchez en Madrid también quiso poner en aprietos al presidente del Gobierno de la Comunidad de Madrid por las subvenciones a las tarifas del transporte urbano. Martín aseguró que Ayuso «debe mojarse» y le invitó a decir públicamente si mantendrá o no los precios reducidos de los abonos de transporte de metro y autobuses de Madrid, insistiendo en que el Gobierno central ya se ha comprometido a mantener las subvenciones a Cercanías hasta el final del año. El transporte urbano, sin embargo, está subvencionado por ambos gobiernos. Sánchez condicionó su ayuda en diciembre a que las cumplieran los gobiernos regionales y el 30 de junio expiran ambas si ninguna de ellas decide prorrogarlas. El Gobierno de Ayuso, por su parte, está a la espera de ver qué hará Moncloa y las dos partes han entrado en un bucle de declaraciones sin concretar nada.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *