VIOLENCIA DE GÉNERO | Mujer se niega a declarar en el juicio de su ex por violarla y abusar de ella en Palma

Comment

Ultima Hora

Una mujer que denunció haber sido violada y agredida por su exmarido en Palma de Mallorca se negó a ratificar sus cargos durante el juicio celebrado en la audiencia provincial. La querellante comparecía como querellante particular en el proceso, en el que la fiscalía pide 13 años de prisión para el imputado por los delitos de agresión y abuso sexual, pero no hubo respuesta a preguntas durante la audiencia. El tribunal le advirtió que sin su testimonio el caso perdería su pilar, pero la mujer se mantuvo firme. «No quiero declarar», repitió. El fiscal, sin embargo, mantuvo su pedido de condenar a los acusados ​​sobre la base de declaraciones hechas por el denunciante durante la investigación. El hombre solo admitió ante el tribunal haber discutido con ella porque no había preparado la cena y su abogado exige la absolución.

La mujer llamó a la Policía Local de Palma la noche del 10 de marzo de 2020. Los agentes la encontraron en la calle «en pijama, y ​​con ansiedad», según explicaron durante el juicio. Ella les dijo que su ex esposo le dio un cabezazo y le dio un rodillazo en los genitales. Explicó que su relación, que había durado 20 años, se rompió pero que siguieron viviendo juntos «porque él la amenazó con quitarle a sus hijos», explicó la policía en el juzgado. La mujer también dijo que era común que el imputado entrara a su dormitorio y la obligara a practicarle sexo oral.

El sospechoso fue arrestado y al día siguiente compareció ante el tribunal de custodia. Allí admitió buena parte de los cargos. Admitió haber agredido a su exesposa esa noche y explicó que «en situaciones de ira» la obligó a practicarle sexo oral y amenazó con «llevarlo a la clandestinidad». También dijo que sabía que la mujer estaba en una relación con otro hombre. Tras esta comparecencia, el juez lo dejó en libertad.

Negación y contradicciones

Hoy, en el juicio, el acusado cambió la historia. Dijo que en el juzgado admitió los hechos porque el defensor público que le fue asignado se lo aconsejó. “Lo escuché para salir de ahí”, dijo en la corte. Incluso aseguró que en ese momento «estaba borracho», aunque su detención se produjo el día anterior tras beber «unas cervezas». Según la versión que ofrece hoy, nunca agredió ni violó a la víctima. El día de su detención aseguró que solo hubo una discusión porque sintió que su esposa debía prepararle la cena.

La denunciante, por su parte, invocó su derecho a no declarar contra el imputado por su parentesco con él. Una situación insólita, porque la mujer había comparecido como acusación particular en el proceso judicial y reclamaba una indemnización. El tribunal concluyó que después de que se negara a testificar, no podía continuar con el caso y su abogado tuvo que abandonar la sala del tribunal.

Avec ces osiers, la procureure a maintenu sa demande de 13 ans de prison pour le prévenu pour crimes d’agressions sexuelles – avec les facteurs aggravants de sexe et de parenté – et de mauvais traitements, ainsi qu’une indemnisation de 20 500 euros pour la mujer. En su alegato final, la fiscal indicó que a pesar de que la principal prueba de acusación fue el testimonio de la denunciante, la sentencia puede basarse en las declaraciones que ella hizo previamente y en las confesiones del hombre después de su detención.

El abogado defensor, por su parte, calificó de «imprudente» la posición del fiscal porque «no hay pruebas que sustenten la acusación» y, por tanto, el fiscal «debió retirar la acusación».

El hombre no quiso ejercer su derecho a la última palabra y el juzgado de segunda sección dejó el juicio para sentencia.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *