Barcala, reelegido alcalde de Alicante con los votos del PP

Comment

Ultima Hora

«Se proclama al alcalde de la muy heroica, leal y siempre fiel ciudad de Alicante, D. Luis José Barcala Sierra, al frente de la lista que obtuvo mayor número de votos populares, no habiendo alcanzado ningún candidato la mayoría absoluta de los votos de los concejales”. El candidato popular a la reelección fue investido este sábado como alcalde de Alicante, por tercera vez en apenas cinco años, aunque sin mayoría absoluta, obteniendo únicamente el apoyo de los concejales del PP que es decir 14 de los 29 concejales de la nueva Corporación que surgieron de las urnas y que quedaron constituidos en una sesión celebrada en el Salón Azul del Ayuntamiento de Alicante.

Frente a los 14 votos sumados por Barcala tras una votación secreta, la socialista Ana Barceló obtuvo ocho papeletas a su nombre, contra cuatro para Carmen Robledillo (Vox), dos para Rafa Mas (Compromís) y el único apoyo para Manolo Cope (UE Unidas Podemos). poder).

Este resultado no fue una sorpresa. Se le conoce desde hace más de diez días. Entonces se confirmó que el popular Luis Barcala iba a ser proclamado alcalde de Alicante por ser el candidato de la lista con más votos en las urnas. Y es que a la tercera tampoco le fue la vencida. El actual alcalde ha confirmado que no conseguirá el apoyo que necesita para conseguir la mayoría absoluta en la ronda de contactos con representantes del resto de grupos representados en el ayuntamiento. Los tres grupos de izquierdas (PSOE, Compromís y UE-Unidas Podemos) así como Vox han anunciado que se niegan a apoyarle, tal y como ha confirmado en el pleno de este sábado 17 de junio.

Barcala reeditó el cargo que obtuvo en abril de 2018, aunque luego le arrebató la alcaldía a la izquierda gracias al voto de un desertor de Podemos tras la dimisión del socialista Gabriel Echávarri por problemas con la justicia. Un año después, en junio de 2019, los populares revalidaron su posición, ya con el respaldo de las urnas, tras haber pactado un gobierno en minoría con Ciudadanos.

Ahora, cinco años después de tomar el poder, Barcala ha vuelto a tomar posesión como alcalde de Alicante. Si completa este mandato municipal, se convertirá en el tercer concejal con más años en el cargo desde la restauración de la democracia, superando a Sonia Castedo (2008-2014) y quedando por detrás de Luiz Díaz Alperi (1995-2008) y José Luis Lassaletta (1979-1991). ).

Entre juramentos y promesas

El acto comenzó, como es habitual, con unos veinte minutos de retraso con la constitución de la nueva Corporación, fruto de las recientes elecciones del pasado 28M. El secretario del Pleno convocó a los regidores electos uno por uno, la mayoría de los “primeros”, según el orden en que aparecían en la certificación enviada por el Consejo Electoral. La primera en subir al podio fue la socialista Ana Barceló, mientras que la última fue Manolo Copé, de UE-Unidas Podemos.

Posteriormente, se creó la comisión de edad, compuesta por el socialista Miguel Castelló, como concejal electo de mayor edad, y Sara Llobell (Compromís), como la más joven del pleno. Los proclamados, para adquirir la condición de concejales plenos, debían prestar juramento o promesa de acatar la Constitución, como lo exige el artículo 108 de la Ley Electoral. En ese momento recibieron la medalla del cabildo municipal y se hizo entrega de la insignia con el escudo municipal. Todos los ediles del PP juraron en castellano, así como los representantes de Vox, a excepción de Utrera, que prometió. Mientras, en el PSOE ha habido tres promesas en castellano, cuatro en valenciano y un juramento, el de Raúl Ruiz. En Compromís, sus dos ediles prometían en valenciano, extendiendo Llobell sus palabras al estatuto de autonomía. Finalmente, Manolo Copé provocó un rumor entre los asistentes, al prestar juramento de fidelidad al rey «por imperativo legal».

Conformada la nueva Corporación, se inició el proceso de elección de alcalde. En las papeletas aparecían los nombres de los líderes de los cinco grupos municipales, ya que hasta entonces ninguno había renunciado a ser elegido. Previamente, los cinco aspirantes tuvieron una intervención de cinco minutos.

negociaciones

El primero en hablar fue Manolo Copé (UE-Unidas Podemos), quien indicó que trabajaría desde la oposición para «defender los derechos de las mayorías sociales» y subrayó la importancia de «huir de la polarización».

Rafa Mas (Compromís) se mostró en la misma dirección, aunque con mayor precisión en su discurso, al referirse a retos como la suciedad, el ruido, el cambio climático y el modelo económico. Su discurso, en el que criticó a los ultras de Vox por negar la violencia de género y el cambio climático, provocó abucheos entre los asistentes.

De hecho, Carmel Robledillo (Vox), al inicio de su intervención, agradeció a Mas que los mencionara en su intervención. Al margen, Robledillo situó a las familias en el centro de las políticas y defendió la rebaja de impuestos y la reducción de los «gastos ideológicos», además de proteger el comercio de proximidad y luchar contra las desigualdades entre barrios, para que las calles estén limpias e iluminadas. . También mencionó el refuerzo de la seguridad para que, entre otras cosas, “los jóvenes regresen a sus casas sin temor a ser atacados”. La intervención finalizó con un «Viva Alicante y viva España».

Luego fue el turno de Ana Barceló (PSOE), que pidió «altura de miras» a los próximos componentes del Gobierno municipal del PP. “Ejerceremos el liderazgo de la oposición, con la supervisión del gobierno y también la construcción de un proyecto alternativo. Y exigimos lo que no hemos tenido: un rumbo claro con el modelo de ciudad para los próximos años”, agregó. ha dicho Barceló, quien ha asegurado que el PSOE será un «muro contra los que quieren volver a los derechos y las libertades». Además, se acercó a Barcala para trabajar en políticas de ‘diálogo’.

Las primeras intervenciones terminaron con el alcalde y candidato a la reelección, Luis Barcala, quien se jactó de la gestión realizada durante el pasado mandato. De hecho, agradeció a todos sus compañeros, con palabras especiales para Mari Carmen Sánchez, que siguió el pleno en primera fila, junto a la familia del líder popular. Además, el líder popular destacó el apoyo mayoritario recibido por el PP en las urnas, aunque admitió que no fue suficiente para derrotar a la absoluta. “En los últimos cuatro años hemos sacado adelante la ciudad. Mi propuesta para el resto de grupos es un equipo de gobierno estable que tenga sentido en sus decisiones. No es un cheque en blanco, como decían, es una declaración de intenciones, «, agregó Barcala.

votos secretos

Después de los discursos, llegó el momento del voto secreto en urna cerrada. El alcalde de Alicante, recientemente elegido con catorce votos a favor, fue juramentado, recibiendo en ese momento la medalla de alcalde y el bastón de mando. “Muchas gracias”, repitió Barcala, visiblemente emocionado, entre los aplausos de los presentes.

Ya proclamado alcalde, el líder popular volvió a hablar. Lo hizo manteniendo el discurso crítico con Valencia y Madrid, aunque con matices respecto a su intervención hace cuatro años tras el próximo cambio de gobierno en la Generalitat. «Seguiremos siendo reivindicativos. Confío en el cambio que se avecina. Carlos Mazón apuesta por Alicante, por su ciudad», ha subrayado, al tiempo que destaca la importancia de impulsar el «diálogo» con Elche, donde también El PP Gobernará con Pablo Ruz.

Barcala, en su primer discurso tras ser reelegido alcalde de Alicante, admitió que necesita apoyo para gobernar. «Necesito la ayuda de todos, independientemente de su grupo. Tengo una mano que seguirá tendida durante todo el mandato. No podemos gobernar solos. Necesitamos apoyo, lo buscaremos y lo encontraremos», dijo Barcala, quien pretende gobernar «para todos y por y para Alicante». Con un «viva Alicante» finalizó su segunda intervención de la sesión, que finalizó con la interpretación de los himnos de España, Alicante y la Comunidad Valenciana.

Veinte días después del 28M

El Pleno de este sábado, antes de las hogueras, ha sido el colofón de las elecciones del 28M en la ciudad de Alicante, de las que el PP de Luis Barcala ha sido el gran vencedor al ser sólo concejal de la mayoría absoluta. El alcalde y candidato a la reelección podrá gobernar en solitario durante los próximos cuatro años, como ya ha hecho en su primer año de mandato, sin necesidad de unos ultras de Vox que han duplicado su presencia en el pleno. Y es que las populares han sido la lista con más votos, como lleva en la ciudad desde 1995. Esta vez con 59.896 menciones. La izquierda estuvo aún más lejos de su objetivo, con los quince concejales consiguiendo la mayoría absoluta en la capital alicantina.

Entre los invitados a un acto siempre multitudinario, con cerca de 300 personas solo en la sala azul, además de los presentes en las dos salas anexas, destacó la presencia del exalcalde Ángel Luna, que es a su vez Defensor del Pueblo de Greuges. En cambio, no estuvieron presentes ni Luis Díaz Alperi ni Gabriel Echávarri, ni Miguel Valor ni Sonia Castedo, que habían asistido al acto hace cuatro años. En primera línea estuvieron la ministra Josefina Bueno, así como la rectora de la Universidad de Alicante, Amparo Navarro, entre otros, como representantes de empresas, como Antonio Arias o Carlos Baño, sindicatos y sociedad civil, con una nutrida presencia de dirigentes del partido, con Toñi Martín Zarco, presidente de la Federación de Fogueres, al frente.

Pleno renovado y el Gobierno, ahora dotado de competencias

Tras la votación de los últimos 28 meses, se ha configurado el nuevo Pleno Municipal del Ayuntamiento de Alicante, donde se produce una importante renovación. De los 29, al final sólo se renuevan diez consejeros, siendo la mayoría del PP. En concreto, en el futuro grupo municipal popular, habrá seis «repetidores», aunque uno de ellos tenga pocas semanas de experiencia cuando tome posesión en la recta final de la pasada legislatura, y ocho reclutas.

Entre los asesores que siguen se encuentra el propio Luis Barcala, que acudió al Pleno de Alicante bajo el mandato de Sonia Castedo, así como Manuel Villar, Mari Carmen de España, Antonio Peral, Lidia López y Cristina García. Desde el PSOE, finalmente, tras la caída de la representación, se repiten dos asesores: Trini Amorós, que fue portavoz adjunta durante el convulso pasado mandato, y Raúl Ruiz.

Además, Rafa Mas, concejal de Compromís que ahora se convertirá en el portavoz del grupo, y Mario Ortolá, que probablemente hará el viaje contrario, ya que lleva cuatro años siendo la voz de los ultras en el pleno, mientras que en estas elecciones municipales fue «dos» para Carmen Robledillo. El único grupo del Ayuntamiento en el que no habrá caras conocidas entre sus cargos electos será el de UE-Unidas Podemos, ya que su único representante será Manolo Copé.

Menos de 48 horas después de ser reelegido alcalde de Alicante, Luis Barcala desveló el pasado jueves el reparto de competencias entre sus 14 concejales.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *