Una piedra de ámbar gris de 9 kilos mató al cachalote varado en La Palma

Comment

Ultima Hora

Una piedra de ámbar de 9 kilos -el equivalente al peso de un bebé de nueve meses- obstruyó el intestino del cachalote encontrado varado en La Palma hasta que murió. Así lo comprobó el equipo de veterinario forense del Instituto Universitario de Sanidad Animal de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), que presentó los resultados de la autopsia practicada al cachalote varado en La Palma el pasado 21 de mayo. .

Según el dictamen del equipo dirigido por el profesor Antonio Fernández, el animal murió a consecuencia de una obstrucción intestinal provocada por una piedra de ámbar de 9 kilos y casi 60 centímetros de diámetro.

El informe elaborado por el equipo de la Universidad de Gran Canaria indica que el cachalote, con una longitud de unos 13 metros, pesaba 20 toneladas, entre 5 y 10 toneladas por debajo de la media. Además, la falta de alimento suficiente en su estómago fue otro factor relevante que indicó las causas de su muerte. Se determinó que el mamífero marino padecía un proceso hemorrágico causado por una inflamación obstructiva crónica del colon, lo que provocó su muerte poco antes de llegar a Playa Nogales.

El ámbar gris, el componente principal de la piedra que se encuentra en el colon del cachalote, contiene ámbar, una secreción de colesterol graso y cristalino que se utiliza como derivado aromático en la creación de perfumes. El equipo forense está en contacto con laboratorios especializados para identificar la calidad de la piedra descubierta y explorar posibles aplicaciones.

El informe de la autopsia revela que el ámbar gris que provocó la muerte del cachalote varado en La Palma lo produce de forma natural uno de cada cien cachalotes. Sin embargo, no todos lo expulsan por el recto, como lo hace. Este descubrimiento destaca la rareza y singularidad del evento, así como la importancia de comprender las implicaciones de la interacción entre los mamíferos marinos y los elementos naturales presentes en su hábitat.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *