¿Qué es el vértigo? ¿Cuáles son sus síntomas y cómo se trata?

Comment

Ultima Hora

El vértigo es un trastorno del equilibrio que provoca una sensación de movimiento a nuestro alrededor, sin mover nada. “Quienes la padecen experimentan mareos que les impiden moverse con seguridad con la impresión de no encontrar estabilidad, incluso estando quietos.

También se pueden percibir mareos, zumbidos, pérdida de audición y presión en el oído, pero también cefaleas (dolor de cabeza) y náuseas”, comenta la Dra. Zenaida Piñeiro, especialista en otorrinolaringología de Clínica Corachan.

La causa del vértigo puede provenir de diferentes factores, como infecciones de oído, lesiones en la cabeza, problemas neurológicos, trastornos del equilibrio, entre otros. Por ello, es importante consultar a un especialista para determinar la causa subyacente y recibir el tratamiento adecuado para aliviar los síntomas y prevenir complicaciones.

Si experimenta síntomas de vértigo o problemas de equilibrio que le preocupan, es recomendable consultar a un médico especialista.

En general, tal y como indica el especialista de Clínica Corachan, “si experimenta síntomas de vértigo o problemas de equilibrio que le preocupan, es recomendable consultar a un médico especialista”.

El otorrinolaringólogo es el médico especialista en oídos, nariz y garganta y, por tanto, el profesional capacitado para diagnosticar y tratar los problemas relacionados con el equilibrio y el sistema vestibular, que son las principales causas del vértigo.

Su médico de cabecera también puede derivarlo a un especialista en neurología, si sospecha que su mareo está relacionado con problemas neurológicos. En algunos casos puede ser necesaria la colaboración de ambos especialistas para obtener un diagnóstico completo y un plan de tratamiento adecuado.

Se debe considerar la consulta con un otorrinolaringólogo en caso de episodios recurrentes de vértigo o si el vértigo afecta significativamente la capacidad para realizar actividades de la vida diaria. También es recomendable consultar a un médico si experimenta síntomas adicionales como mareos, náuseas, problemas de equilibrio, dificultad para caminar o cambios en la audición.

Diagnóstico

El diagnóstico de vértigo -explica el doctor Piñeiro- se basa en la historia clínica del paciente y los síntomas que presenta. Sin embargo, en algunos casos, se pueden necesitar pruebas específicas para determinar la causa subyacente del vértigo.

Es importante tener en cuenta que el tipo de pruebas realizadas dependerá de la sospecha de causa del vértigo y del juicio clínico del especialista.

Los exámenes que se pueden hacer para diagnosticar el vértigo incluyen:

  • Pruebas vestibulares, para evaluar la función del sistema vestibular, que es responsable del equilibrio y la percepción espacial. Estas pruebas pueden incluir nistagmo (movimiento ocular involuntario), la prueba de Dix-Hallpike (que evalúa la presencia de vértigo posicional) y la calorimetría (que evalúa la respuesta del oído interno a los cambios de temperatura).

  • Pruebas audiológicas, para determinar la capacidad auditiva, que pueden ayudar a determinar si el vértigo está relacionado con problemas en el oído interno. Estas pruebas pueden incluir audiometría, una prueba de impedancia (para ver cómo está funcionando el oído medio) y una prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico.

  • Las imágenes de diagnóstico también pueden ser necesarias en algunos casos. Esto podría ser una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN), para descartar otras posibles causas de vértigo, como una lesión cerebral o un tumor.

  • La doctora Zenaida Piñeiro señala que “es importante tener en cuenta que el tipo de pruebas que se realicen dependerá de la sospecha de causa del vértigo y del juicio clínico del especialista”. Y añade que, “en algunos casos, el diagnóstico puede ser difícil de determinar y puede requerir la colaboración de varios especialistas para llegar a una determinación certera”.

    Tratamiento

    El tratamiento del vértigo dependerá de la causa subyacente y de la gravedad de los síntomas. En algunos casos, desaparece por sí solo sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, en otros casos puede ser necesario un tratamiento específico para controlar los síntomas y prevenir posibles complicaciones.

    El otorrinolaringólogo de Clínica Corachan dice que algunas opciones comunes de tratamiento para el vértigo incluyen:

  • medicamentos Pueden ser útiles para controlar los síntomas del vértigo, y los más utilizados incluyen los antieméticos, que ayudan a reducir las náuseas y los vómitos, y los antivértigo, que reducen la sensación de vértigo.

  • Rehabilitación vestibular. Es una fisioterapia que puede ser útil para algunas personas con vértigo. Consiste en una serie de ejercicios y maniobras que ayudan a entrenar el cerebro para compensar la pérdida de equilibrio y reducir la sensación de mareo.

  • Cambios en el estilo de vida. Evitar ciertos alimentos, reducir el consumo de alcohol o cafeína, o dormir con la cabeza elevada puede ayudar a reducir los síntomas del vértigo.

  • Tratamiento de la causa subyacente. Si el vértigo está relacionado con una afección subyacente, como una infección de oído o un trastorno neurológico, puede ser necesario el tratamiento de la causa subyacente para controlar los síntomas del vértigo.

  • Es importante consultar a un especialista en otorrinolaringología para recibir un diagnóstico preciso y determinar el tratamiento más adecuado para cada caso específico.

    La prevención

    En general, no existe una forma garantizada de prevenir el vértigo -dice el Dr. Piñeiro-, ya que puede ser causado por diferentes factores, algunos de los cuales no se pueden controlar. Sin embargo, se pueden tomar algunas medidas para reducir el riesgo de vértigo:

  • Mantener una buena higiene del oído puede ayudar a prevenir las infecciones del oído, que pueden ser una causa común de mareos. Evitar la exposición prolongada a ruidos fuertes también puede ayudar a prevenir la pérdida de audición y los problemas de oído que pueden causar vértigo.

  • El estrés y la ansiedad pueden provocar mareos en algunas personas. Por ello, el aprendizaje de técnicas como la meditación o la respiración profunda pueden ayudar a reducir los síntomas del vértigo.

  • Mantener una dieta saludable puede ayudar a prevenir la presión arterial alta y la diabetes, que son factores de riesgo para ciertos tipos de vértigo.

  • La actividad física regular puede ayudar a mejorar el equilibrio y reducir el riesgo de caídas, que pueden causar mareos.

  • Aunque el tratamiento médico puede ser efectivo para controlar los síntomas del vértigo, en algunos casos pueden existir cambios en los hábitos o en el estilo de vida que también pueden ayudar a mejorar los síntomas o controlar mejor el vértigo. Algunos de estos hábitos pueden incluir:

  • Evite los movimientos bruscos, ya que pueden desencadenar o empeorar los síntomas de vértigo. Por lo tanto, es recomendable evitar movimientos rápidos de la cabeza, como girar o inclinar la cabeza bruscamente.

  • El descanso adecuado puede ayudar a reducir la fatiga y la ansiedad, que pueden empeorar los síntomas del vértigo.

  • Realizar ejercicios de equilibrio, como mantener el equilibrio sobre un pie o caminar en línea recta, puede ayudar a mejorar el equilibrio y reducir los síntomas de vértigo.

  • Una dieta saludable puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades que pueden causar mareos, como presión arterial alta y diabetes.

  • Es importante señalar que el vértigo puede ser una condición recurrente en algunos casos, incluso con tratamiento médico. Por lo tanto, es importante trabajar con un otorrinolaringólogo para determinar la causa subyacente del vértigo y recibir el tratamiento adecuado. Su médico también puede ayudarlo a identificar hábitos o cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a controlar los síntomas del vértigo y mejorar la calidad de vida.

    .

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *