Altos cargos de Vox degradan el papel de Buxadé tras el 28J: «Los que más mandan no salen en la foto»

Comment

Ultima Hora

La mística de la fiesta sin resquicios, en la que imperaba la ley del silencio y todo se pactaba en torno a Santiago Abascal, acabó para Vox con la crisis andaluza, que supuso la marcha de Macarena Olona y el despido de Javier Ortega Smith. A pesar del secretismo que los caracteriza, esta inesperada revelación liquidó la imagen de una formación uniforme, en la que las diferencias internas no trascendían, simplemente porque no existían. Sin embargo, en este sentido, la formación de ultraderecha ya es una organización como las demás, con sectores y líderes que suben o bajan y órbitas de poder que cambian.

En los últimos meses se ha extendido la idea de que Jorge Buxadé es uno de los que más habla al oído de Abascal. Ultracatólico, vinculado al Opus Dei y al pasado falangista, colocó primero en la Secretaría General a Ignacio Garriga, uno de sus hombres de confianza, y tras las elecciones autonómicas y municipales se hizo aún más omnipresente como imagen de Vox por su implicación en los pactos con el PP. Es precisamente Garriga quien este lunes en rueda de prensa, sin que nadie se lo pregunte, le ha felicitado. En la asamblea de este sábado, dijo, se puso de manifiesto «la unidad de nuestra formación política entre las bases y la dirección nacional en torno a las ideas y la ilusión del cambio». «Hay muchos responsables de esto, pero me van a permitir», añadió, «que le ponga nombre y apellido a una persona, Jorge Buxadé, nuestro vicepresidente» que, según él, sufre «persecuciones». de los medios de comunicación, tras unas informaciones en las que ganó influencia.

Sin embargo, altos cargos de Vox se quedan perplejos al leer que Buxadé sale reforzado en estas negociaciones tras el 28 de mayo. La realidad es que su toma de posesión ya se produjo hace mucho tiempo. “La única diferencia es que ahora sale él en las fotos”, dicen sobre el partido. La crisis o los movimientos internos en el partido de Santiago Abascal se arrastran desde las elecciones andaluzas. Buxadé estuvo meses dando ruedas de prensa todos los lunes tras el comité de acción política de Vox y poniendo las posiciones de la organización por encima de lo que pudiera decir Iván Espinosa de los Monteros como discurso de puerta en el Congreso. «En las últimas semanas se ha convertido en una cara más visible pero no es que pida más. De hecho, los que más piden no salen en la foto», explica un asesor de Vox que alimenta esta idea solo con el núcleo duro, la verdad. ideólogos de los que se alimenta Abascal, quedan en segundo lugar. Kiko Méndez Monasterio sigue apareciendo en esta lista.

Buxadé figura en el organigrama de Vox como vicepresidente por detrás de Abascal y compartiendo estas vicepresidencias con el diputado nacional por Sevilla Reyes Romero y Javier Ortega Smith y por delante del secretario general de Garriga. Su ascenso a la vicepresidencia de Acción Política se produjo en 2020 pero sus posiciones se reforzaron tras los movimientos por la crisis andaluza, la marcha de Olona y el desplazamiento de Ortega Smith. “Este es el verdadero punto de inflexión”, coinciden varias fuentes de Vox. Fue en febrero de 2020 cuando se decidió que Buxadé afrontaría el partido todos los lunes. Desde entonces, su ascenso no ha sido meteórico, se ha ido construyendo día a día, apuntan a Vox.

El poder de Ignacio de las Hoces

Desde Vox admiten que el foco está actualmente en Buxadé pero animan a no perder de vista otros perfiles «cada vez más poderosos», como el de Ignacio de las Hoces. En noviembre de 2022, con todos los cambios que supuso el «tsunami» andaluz y la caída de Ortega Smith, pasó a ser vicesecretaria de Instituciones del Partido. Madrileño de 40 años, poseedor de varios doctorados y licenciaturas (historia, ciencias políticas, relaciones internacionales), dicen quienes han trabajado con él que es uno de los consejeros más inteligentes de Abascal y que toma más importancia. Como novedad, en las listas del 23-J figura como candidato principal por Badajoz, por lo que puede tener un escaño en el Congreso. Fue un asesor «relevante», señalan en Vox, para la configuración de las listas electorales, pensando en nombres destinados a ocupar puestos de responsabilidad en los distintos ejecutivos.

Todas las voces consultadas se refieren a Buxadé como «un hombre de paja», «más humilde que De las Hoces», con quien coincide en su pertenencia al movimiento más duro del Opus Dei. El asesor de moda de Abascal procede de una familia acomodada de Hornachuelos, Córdoba, y representa el alma «más chic» de Vox. El gran triunfo de Espinosa, en base a los padrones electorales, es que tiene muchas posibilidades de quedarse como vocero y esa ha sido la gran batalla, el lugar de donde nunca se ha podido mover el mejor representante del alma más liberal de la fiesta. .

Fricción dentro del grupo parlamentario

Internamente se supone que ha habido un giro interno a favor de las tesis más ultra o más duras, lo que definitivamente se produce con la salida de Olona del Congreso para convertirla en candidata de los andaluces. Aunque no tuvo un cargo orgánico dentro de Vox, fue en muchas ocasiones un freno para este ala representada por Buxadé, ligada al nacionalcatolicismo de Falange Española. Fuentes pertenecientes a este grupo parlamentario recuerdan que Olona ordenó paralizar una iniciativa que venía directamente del Consejo de Acción Política de Buxadé con exigencias «directamente nazis, que hablaban de pureza de sangre» para restringir el registro de inmigrantes en el Código Civil. Olona tenía un vínculo directo con Abascal, dicen quienes formaron parte de esta etapa, y pudo frenar determinadas iniciativas. El enfrentamiento entre el ala más reaccionaria se vivió a lo largo de la legislatura en el seno del grupo parlamentario, con Iván Espinosa de los Monteros, Rubén Manso o Víctor González abrazando las teorías liberales, especialmente económicas, y otros diputados del ala falangista. Otro tema clave en esta división se ha vivido con el tratamiento del salario mínimo interprofesional, que los liberales rechazaron y apoyaron incondicionalmente.

Un momento decisivo para muchos dentro de Vox fue la retirada de Espinosa de los Monteros de las giras internacionales a pesar de su vicesecretaria de Relaciones Internacionales. Abascal confió Europa directamente a Buxadé y la Fundación Disenso. “Aquí empieza el chiringuito”, denuncian quienes se marcharon de Vox y advirtieron, como hizo Olona, ​​contra el desvío de fondos públicos a esta fundación de 4,9 millones de euros. Latinoamérica va para Víctor González y Herman Tertsch. «Es la primera gran derrota de Espinosa», apuntan desde Vox.

«No hay diferencia entre Buxadé y Monasterio»

Sin embargo, otros directivos de la formación se oponen a que en una formación considerada de extrema derecha haya gente más o menos ultra. En Vox, explican, «todos los que ocupan puestos importantes comparten el mismo credo ideológico». “No veo diferencias entre lo que asumen Buxadé y Rocío Monasterio”, apuntan, sobre la mujer del portavoz en el Congreso, que ocupa un cargo similar en la Asamblea de Madrid y que se identifica muy claramente con los valores de Vox. . Según estas fuentes, como ocurre en todos los partidos, se trata sólo de «movimientos para tomar el poder», en los que a veces el líder está más cerca o más lejos. «Son cuestiones internas, no ideológicas», en un mundo de conservadores de todas las tendencias y católicos más o menos radicales que, recuerdan, «antes de todo estar en el PP».

Otras personas de la organización también rechazan la elección de los presidentes de las asambleas regionales de Baleares, Aragón y Comunidad Valenciana, todos muy activos en la defensa de los postulados más ‘trumpistas’ de Vox -contra el cambio climático, el aborto, el feminismo e incluso vacunas- tienen que ver con la influencia adquirida por Buxadé. En la Comunidad Valenciana, que este lunes eligió a Llanos Massó como nuevo presidente de las Cortes Valencianas, «la decisión la tomó Ignacio Gil Lázaro». En Baleares también sostienen que su polémico presidente del Parlament fue elegido por la cúpula territorial. “Es un abogado de la sociedad civil de Baleares, que lleva meses tratando con los servicios jurídicos del partido. Por eso lo eligieron”.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *