Cabello planea tomar el autobús Serrano a Ramón y Cajal desde la plaza militar

Comment

Ultima Hora

Los vecinos de la calle Serrano, junto a la plaza militar de la capital, bien pueden presumir de haber ganado una batalla pero no la guerra, aunque con toda sinceridad se reunieron los interlocutores municipales con los principales aliados para abordar su rechazo a la continuidad de la paso de autobuses desde Titsa y vehículos pesados ​​en general por esta estrecha vía desde Duggi.

Juan Carlos y Cristo, representantes de los vecinos de dicha calle que lograron recoger más de mil firmas para refrendar su oposición a la vuelta del transporte público colectivo en este distrito, se reunieron en la mañana de este martes con la nueva regidora del Centro-Distrito de ‘Ifara, el nacionalista Alfonso Cabello, y la responsable de Movilidad, Evelyn Alonso.

Recién nombrado Gerente de Área, Cabello abordó tres puntos conflictivos del barrio en dos días con su Coordinador de Área, Sergio de Armas: la planificación de las obras de la Calle de La Rosa, que comenzarán el 17 de julio; la solicitud de aparcamiento en el barrio de Salamanca y el rechazo a la vuelta de los autobuses de Titsa a la calle Serrano.

Vecinos y comerciantes de la calle Serrano rechazan el paso de autobuses

La reunión en la comuna de Duggi fue un encuentro afable y consensuado, aunque en un momento los diputados de la comuna insistieron en que luego de las obras de pavimentación realizadas durante casi dos meses en Serrano, se debe regresar el paso de vehículos pesados. Y fueron más allá al insinuar una predisposición a movilizar a los habitantes para bloquear la calle si el Ayuntamiento insistía en mantener la decisión provisional adoptada hace dieciséis años como alternativa al paso del tranvía por el bulevar Pulido.

Cabello utilizó su tono consensuado y buen rollo para buscar un acuerdo: «la prueba más evidente de que queremos una solución es que os hemos traído una propuesta». Y es que ha llegado el nuevo concejal del distrito Centro con la tarea realizada en colaboración con el técnico del área de Movilidad. Para hacer frente al rechazo categórico de los buses que regresan a la calle Serrano, la mejor fórmula que se ha encontrado es que el recorrido de los buses sea desde la calle Miraflores hasta la Plaza Militar, dejando como vía de ascenso la zona actualmente utilizada como estacionamiento junto a los quioscos. Allí mismo se habilitaría una parada de transporte público colectivo, y desde allí continuarían los autobuses hasta Ramón y Cajal.

Este es un resumen de la propuesta presentada conjuntamente por el distrito Centro y el área de movilidad, aunque requiere obras, como la activación de la vía de ascenso junto a la plaza militar, la puesta en marcha de un nuevo incendio y la sincronización del resto. .

La idea de desviar el transporte de vehículos pesados ​​de la calle Serrano satisface al cien por cien las demandas de los vecinos; Otra cosa es que los vecinos no quieran ninguna medida transitoria o temporal. Ya hemos tenido suficiente con lo que nos prometieron hace dieciséis años. Y añaden otro argumento que subyace en los criterios de seguridad vial que utilizan, esta vez para defender su salud: “Se lavan las cortinas, no nuestros pulmones. Otro criterio para no querer saber de los buses que regresan temporalmente a la calle Serrano hasta que se active la ruta definitiva.

La Asociación de Vecinos de Duggi también rechaza el paso de autobuses por Serrano

La Asociación de Vecinos de Duggi también rechaza el paso de autobuses por Serrano

“Si se ha mantenido la ruta alternativa durante los dos meses de trabajo en otro distrito, que se siga así hasta encontrar la solución definitiva”, insisten los portavoces del distrito, ante los interlocutores del consistorio que preguntaron tiempo para describir la última alternativa. Para ahorrar tiempo, pidieron datos sobre la finalización de la pavimentación, que se cumplirá la próxima semana, lo que facilitará a políticos y vecinos avanzar en la búsqueda de la solución definitiva. Así, el próximo martes se convocó a las fiestas, esta vez en la alcaldía, para avanzar en el llamado consenso.

Juan Carlos y Cristo, así como Juani -otro vecino que se sumó a la reunión- insistieron en que aunque terminen las obras, no quieren que regresen los buses. Desde el cruce entre Serrano y Álvarez de Lugo, le explicaron la imposibilidad y el riesgo de devolver los autobuses; luego Juan Carlos propuso levantar barreras de protección de hormigón, que limitan aún más el paso de los vehículos de transporte público; todo para indicar que la calle no es una posibilidad para el transporte pesado. A partir de ahí, los vecinos piden que sea el ayuntamiento el que aporte las soluciones; Eso sí, Cabello ha aprobado los datos del director de Movilidad para advertir que actualmente unos cinco mil usuarios de esta zona están afectados por el secuestro del autobús que no entra en Duggi. Sin embargo, la negativa del distrito es brutal.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *