Un tribunal del Reino Unido dictamina que el plan del gobierno para enviar inmigrantes a Ruanda es ilegal

Comment

Ultima Hora

La justicia británica declaró este jueves ilegal el plan del Gobierno conservador de enviar a Ruanda inmigrantes llegados de forma irregular a Reino Unido, una decisión que organizaciones de derechos humanos han celebrado y que el Ejecutivo pretende apelar.

El Tribunal de Apelación dictaminó, por mayoría de dos jueces contra uno, que Ruanda «no es un tercer país seguro» para expulsar a refugiados potenciales debido a «lagunas» en su sistema de asilo y señala que la política oficial será ilegal hasta que se corrija.

El primer ministro Rishi Sunak ha anunciado su intención de recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo, mientras que la oposición y las ONG piden el abandono del controvertido proyecto, también condenado por Naciones Unidas.

División entre los jueces

El Tribunal de Apelación ha confirmado un recurso de varios solicitantes de asilo y entidades humanitarias contra un fallo del Tribunal Superior de diciembre que favorecía la política del gobierno.

El Presidente del Tribunal Supremo de Inglaterra y Gales, Ian Burnett, ha leído un fallo que impugna la política de inmigración del Gobierno, cuyo Proyecto de Ley de Inmigración Ilegal se encuentra actualmente en el Parlamento.

Burnett explicó que, de un panel de tres magistrados, Geoffrey Vos y Nicholas Underhill concluyeron que las insuficiencias del sistema ruandés presentan un «riesgo real» de que las solicitudes de asilo no se procesen adecuadamente y que los solicitantes sean repatriados a su país.

Sin embargo, considera que las garantías que ofrece el ejecutivo son válidas y considera que Ruanda «es un país seguro», una opinión minoritaria que abre paso al llamamiento del Gobierno.

Reino Unido y Ruanda acordaron en abril de 2022 un plan quinquenal para el traslado a Kigali de la mayoría de inmigrantes llegados por vías no autorizadas a territorio británico, cuyas solicitudes serían tramitadas allí sin posibilidad de regreso a este país.

A cambio, Londres proporcionó al país africano 120 millones de libras (unos 138 millones de euros) en fondos de desarrollo y correría con los gastos de tratamiento e integración de cada persona reubicada.

El ejecutivo no se rinde

Sunak dijo en Twitter que «está fundamentalmente en desacuerdo» con la decisión del tribunal.

“Creo firmemente que el gobierno de Ruanda ha brindado las salvaguardias necesarias para garantizar que no haya un riesgo real de que los solicitantes de asilo reubicados bajo la política de Ruanda sean devueltos por error a países terceros, según el jefe de los jueces”, dijo.

La ministra del Interior, Suella Braverman, por su parte, insistió en que sigue «totalmente comprometida» con el plan, destinado a desalentar la llegada de potenciales refugiados en barco por el Canal de la Mancha.

El Ministro subrayó que si bien la Corte censuró el sistema ruandés, al mismo tiempo “precisó que la política de reubicación de los solicitantes de asilo en un tercer país seguro para el procesamiento de sus solicitudes está de acuerdo con la Convención sobre Refugiados”. .

El gobierno de Kigali se desmarcó de la sentencia diciendo que “es uno de los países más seguros del mundo”.

«Ruanda sigue totalmente comprometida con hacer que esta asociación funcione. El sistema de migración global que no funciona no protege a los vulnerables y empodera a las bandas criminales de trata de personas», dijo.

ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, acogió con satisfacción la decisión de los jueces y subrayó su oposición a «la externalización de las obligaciones de asilo».

En la oposición política, la portavoz laborista de Interior, Yvette Cooper, calificó la cancelación del plan como «impracticable, poco ético y exorbitante».

Cooper recuerda que, según datos del propio ejecutivo «tory», el coste de las deportaciones a Kigali se estima en 169.000 libras por persona (195.000 euros), más de lo que cuesta actualmente tramitar las solicitudes aquí.

Yasmine Ahmed, de Human Rights Watch, pidió que «esta propuesta cruel e inhumana quede relegada a los libros de historia» y la portavoz de Amnistía Internacional en el Reino Unido, Sacha Deshmukh, pidió que se abandonara «antes de que cause más daño a la reputación internacional» de los Estados Unidos. Unido o «a las personas interesadas».

El primer vuelo con inmigrantes a Ruanda fue detenido el 14 de junio de 2022 por una decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, muy criticada por el ejecutivo conservador.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *