Adictos a los juegos: «Juego de 10 a 12 horas al día»

Comment

Ultima Hora

En los últimos años, la adicción a los videojuegos se ha convertido en uno de los temas de mayor preocupación para padres y educadores. Según un estudio de la Fundación Barrié y la Universidad de Santiago, coordinado por Antonio Rial Boubeta, doctor en psicología social y profesor de la USC, el 7,1% de los adolescentes padece este tipo de adicción, lo que equivale a más de 150.000 en todo el mundo. España.

Según Rial, la adicción a los videojuegos tiene una serie de síntomas comunes que padres y educadores deben conocer, como cambios de humor repentinos y exagerados, problemas de sueño y trastornos digestivos. También alteraciones en las rutinas y una excesiva devoción por los juegos que llegan a ocupar gran parte de la vida de estos jóvenes.

Bien lo sabe Damián, más conocido en las redes como TitoDami, un conocido creador de contenido pontevedrés, con miles de seguidores en las retransmisiones en directo que realiza desde la plataforma Twitch, que reconoce haber padecido este mal. “Era adicta a los videojuegos. Mi vida consistía en levantarme e ir a jugar a la computadora hasta volver a dormirme, dejando todas mis responsabilidades de lado.

Gastos mensuales

A esta vida donde todo es jugar se suma la cuestión económica, porque los videojuegos también generan gastos. Según el estudio de la Fundación Barrie y la USC, el 7% de los jóvenes gasta más de 30 euros al mes en compras dentro del juego.

Sin embargo, Rial advierte contra la patologización excesiva del problema. “Aunque cada vez son más los padres que acuden a los profesionales médicos con la preocupación de una posible adicción a los videojuegos por parte de sus hijos, la mayoría de los casos se deben a problemas educativos y a la falta de establecer límites y normas”, explica. .

Por edades, el grupo más afectado tiene entre 6 y 14 años. Según la Asociación de Videojuegos en España, el 78% de los niños y niñas de 11 a 14 años juegan habitualmente a videojuegos al menos una vez a la semana. Además, el 76% de los niños y niñas de 6 a 10 años también juegan con frecuencia. La preocupación es tanto mayor cuanto que muchos de los videojuegos más populares contienen contenido inapropiado para menores, con violencia explícita y una clasificación PEGI 18.

Pero, ¿cómo te vuelves adicto a los videojuegos? Antonio Rial señala tres condiciones diferentes. El primero se refiere a la intensidad y la frecuencia: «¿Cuál es mejor?» ¿Jugar una hora todos los días o jugar 22 horas los fines de semana?”, pregunta. La verdad es que los expertos no están de acuerdo con la respuesta correcta. Sólo quiero jugar. Y, por tanto, tu único canal de desahogo y fuente de placer serán los videojuegos.

modelo de negocio

Otro factor determinante es el modelo económico de ciertos videojuegos conocidos como “Free to Play, Pay to Win” (juega gratis, paga para ganar). Estos juegos son gratuitos, pero requieren compras para progresar y obtener beneficios, lo que también los hace adictivos.

La última de estas causas es la falta de supervisión de los padres y el nulo o escaso conocimiento de los padres sobre el mundo de los videojuegos. “Ese es el mayor problema. Los padres no saben a qué juegan sus hijos ni cuánto tiempo juegan”, dice Rial.

nuevos fenómenos

Los expertos también atribuyen el aumento de esta adicción a los videojuegos al fenómeno de los famosos ‘streamers’. “Estos individuos son los nuevos referentes de los jóvenes y están ejerciendo la irresponsabilidad social”, dice Rial, quien también lamenta que con su ejemplo estén promoviendo cambios en el pensamiento de los adolescentes.

“Muchos jóvenes ya no quieren estudiar y luchan por trabajar por lo que aman. La cultura del esfuerzo está desapareciendo”, explica y añade que muchos adolescentes están pensando en dejar la escuela para dedicarse a la profesión de “streamer” o “gamer profesional”. “En España, uno de cada cinco adolescentes quiere dedicarse a vivir videojuegos”, asegura.

TitoDami era uno de esos jóvenes que querían que la creación de contenidos en Internet se convirtiera en su forma de vida. «Estaba en mi segundo año de TI y dejé para enfocarme en ser un streamer, porque estaba seguro de que me iría bien. El primer mes, no gané ni 200 euros y estaba bastante decepcionado, porque era No era lo que esperaba, pero al segundo mes me invitaron a ‘Marbella Vice’, una serie creada por Ibai Llanos y en la que participaban los mayores ‘streamers de habla hispana’, y todo cambió.

En ese momento, Damián llegó a ganar hasta 6.000 euros durante un mes, aunque le duró poco. Él mismo admite que ahora mismo no está en su mejor momento y está pensando en nuevas formas de vivir. “Ya no quiero vivir de esto. A fin de mes empiezo a trabajar en otra área y lo que gano de directo será un complemento para vivir más cómodo”, dice.

TitoDami no cree que los creadores de contenido en Internet tengan la obligación de educar a los jóvenes sobre el juego responsable. “Llevo dos días sin dormir y normalmente juego entre 10 y 12 horas diarias. Entonces sería un poco hipócrita decirle a los jóvenes que no jueguen. Además, estoy haciendo mi trabajo y no es educar, sino para entretener», dice.

Más allá de este debate, los expertos reconocen que el sector de los videojuegos no puede ser satanizado. “El juego es quizás la mejor herramienta para el aprendizaje y el desarrollo humano. Los videojuegos bien utilizados son una auténtica maravilla, porque pueden desarrollar una función magnífica, especialmente con jóvenes que tienen dificultades de aprendizaje o cierto tipo de trastornos cognitivos”, explica Antonio Rial.

Algo compartido por TitoDami, quien recuerda que los videojuegos “ayudan a muchos jóvenes a socializar y escapar cuando no se están divirtiendo en el mundo real”.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *