Gibraltar alza la voz y realiza ‘patrullas de soberanía’ pese a las protestas españolas

Comment

Ultima Hora

Hay trenes que parten sin volver jamás. En Gibraltar, Londres y Madrid hay voces que, en público o en privado, admiten temer que se haya escapado una buena oportunidad para encontrar una solución a Gibraltar tras el Brexit. Que el resultado sea una frontera “dura” en la Puerta. El avance electoral del 23 de julio fue un misil en la línea de flotación de las negociaciones que, en cualquier caso, llevaban seis meses hundiéndose, según informó este periódico.

La diplomacia española insiste en que la oferta era inmejorable (libertad de circulación a cambio de cheques Schengen en puerto y aeropuerto, entre otros). Y en esto no se garantiza que se mantenga en caso de cambio de gobierno durante las próximas elecciones del 23 de julio. El PP ya lo ha dejado claro en su programa: su prioridad es recuperar la soberanía, aunque seguirá apoyando las negociaciones. Vox asegura en su programa electoral, publicado este viernes, que aplicará «toda la presión internacional necesaria para recuperar este territorio ocupado» y que rechazará «cualquier acuerdo Unión Europea-Reino Unido o España-Reino Unido que no pase no por lo que se refiere a los derechos soberanos de España sobre la colonia británica de Gibraltar. También prometen exigir a la Unión Europea “un firme compromiso con la legítima aspiración española de recuperar Gibraltar. Es inaceptable que exista un paraíso fiscal en suelo soberano español”.

La línea de Vox con Gibraltar siempre ha sido difícil. Javier Ortega Smith, exsecretario general del partido, colgó una enorme bandera española en el Peñón en 2016 antes de alejarse nadando. Otro militante, Agustín Rosety, general retirado de la Brigada de Infantería de Marina, ha hecho del regreso de Gibraltar una de sus banderas políticas.

Desde el Peñón empiezan a alzar la voz. Fabian Picardo, Ministro Principal: «Vox puede decir lo que quiera sobre Gibraltar. Puedo decir que Galicia es francesa y eso no hace que Galicia sea francesa».

Todo está aderezado con lo que, desde España, se considera bravuconería militar. El gobernador de la colonia, David Steel, se arma de fuerza militar y lleva a parlamentarios británicos en barcos de la Armada por aguas que España considera propias. Madrid protesta con una nota verbal a Londres. Londres cierra el círculo: la prensa de la capital británica critica a España por insistir en la cogestión del aeropuerto, propiedad de la Royal Air Force. Las negociaciones de Gibrexit descarrilan; el voltaje es alto

«Patrullas de soberanía»

Quien más ha alzado la voz en los últimos días es el mencionado Gobernador, David Steel. El 10 de junio recibió en el Peñón a 15 parlamentarios británicos y, con ellos, caminó por aguas que España considera propias. «El Her Majesty’s Ship (HMS) Dagger and Cutlass desplegado en la Operación Soberanía (sic) acompañado de Parlamentarios, que experimentaron la emoción de navegar a 40 nudos por Punta Europa [la zona sur de la colonia]lee una declaración de las fuerzas británicas en Gibraltar. «Así que Su Excelencia el Gobernador y Ministro Principal [Fabián Picardo] Hablaron al grupo sobre los desafíos y oportunidades del marco político en constante cambio en la región. Es decir, sobre la posibilidad de una salida no negociada: An NNO, las siglas en inglés del plan de emergencia elaborado por el Gobierno del Peñón en caso de que las conversaciones no prosperen y se cierre la puerta a los llaneros que Quiere acceder al resto de la península. Muchos tienen casas en Cádiz. 5.000 de los 30.000 gibraltareños cruzan diariamente al lado español. 10.000 españoles viajan a Gibraltar para trabajar en servicios como la sanidad, el juego online o la hostelería.

España envió una nota verbal de protesta, según The Diplomat y fuentes diplomáticas confirmaron a este diario. En él, el Foreign Office recuerda a su homólogo británico que estas aguas en disputa no fueron cedidas por el Tratado de Utrecht y caen bajo soberanía española. Y que la ONU condene el uso militar de los Territorios No Autónomos.

La respuesta fue ignorada por el gobernador británico, quien el lunes abordó otro barco de la Royal Navy y llevó a cabo otra «patrulla de soberanía» en este mar en disputa. Luego contó el trayecto en la red social Twitter: lo vimos en una lancha neumática, aunque en aguas del puerto.

Los barcos y submarinos nucleares continúan atracando en el puerto de la Armada británica a un ritmo acelerado. El 2 de julio, tres barcos de la Royal Navy se encontraron en la base militar: HMS Trent, HMS Forth y RFA (Royal Auxiliary Fleet) Tidesurge.

Estas demostraciones de fuerza reflejan la dualidad que impregna todo el tema de Gibraltar: hay dos almas aparentes, la de las fuerzas armadas británicas y la del Foreign Office; En materia civil, mejorando la vida de gibraltareños y gaditanos, y militar, el Reino Unido se asienta en un enclave estratégico para el control de las aguas del Mediterráneo y las comunicaciones.

Fuentes diplomáticas españolas creen que las acciones de los últimos días son una clara provocación ligada a las disputas militares, pero dicen que no entienden qué mensaje quieren enviar los británicos y los llaneros.

Suspendidas las negociaciones sobre Gibraltar

Las negociaciones están actualmente en suspenso debido a la sorpresiva ventaja electoral. La idea inicial era acelerar antes del verano para que todo estuviera listo en la segunda parte. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (la UE lidera las negociaciones con Reino Unido sobre el tema), y Pedro Sánchez «derriban» la Puerta. Pero ahora todo está en espera. Y empiezan a generarse historias por todos lados para amortiguar el golpe de un no-acuerdo.

El tabloide británico Daily Mail publicó la semana pasada un artículo titulado ‘Cómo España podría destruir (sic) la economía de Gibraltar si el partido de extrema derecha Vox sigue adelante con sus amenazas de cerrar la frontera con territorio británico cuando llegue al poder en las elecciones del 23 de julio. , como se temía». The Times, un importante medio de Fleet Street, advirtió que el acuerdo estaba en peligro debido a las demandas españolas por el aeropuerto, que fuentes gibraltareñas y británicas consideran que toca el tema de la soberanía. El aeródromo de la RAF está gestionado por una sociedad civil a través de una concesión. El Madrid quiere que esté en gestión compartida.

En el acuerdo de Año Nuevo 2020 entre Reino Unido y España, las partes acordaron negociar los detalles del tránsito de personas y mercancías, u otros como la armonización fiscal o temas medioambientales comunes, sin abordar la polémica cuestión de quién es el propietario del Peñón y sus territorios adyacentes. Querían crear una “zona de prosperidad compartida”. Las negociaciones formales están dirigidas por la Unión Europea y el Reino Unido.

gibraltar en el campo

Fabian Picardo también lanzó la precampaña para las elecciones de Gibraltar, previstas para el otoño. El propósito del acuerdo será clave. Picardo envía señales de todo tipo en los últimos días. Dijo a los parlamentarios británicos esta semana que Gibraltar nunca sería español. “Gibraltar no es español. Probablemente Gibraltar nunca fue español porque la España que tuvo Gibraltar no era la España que tenemos hoy. Era Castilla y todo lo demás. Y Gibraltar nunca será español, esa es la realidad”, declaró. “Punto”, añadió en Twitter. Frente a su Parlamento, aseguró que las negociaciones no podrían continuar hasta el final de las elecciones en España, pero que el acuerdo está «a un beso de distancia», según la expresión británica.

El tema también ha entrado en la campaña española. El secretario general del PSOE de Cádiz y candidato al Congreso en las elecciones generales, Juan Carlos Ruiz Boix, criticó la propuesta electoral del Partido Popular sobre Gibraltar. En él, piden la reanudación del «diálogo responsable con el gobierno británico para abordar el proceso de descolonización de Gibraltar y la recuperación de la soberanía de acuerdo con la doctrina establecida por Naciones Unidas». Respecto a la situación de coyuntura en el Peñón, el dicho popular que abordarán «la situación surgida tras el Brexit, defendiendo los intereses españoles en materia fiscal, financiera, medioambiental y de seguridad, y prestaremos especial atención a la circulación de personas» en la recuperación de la soberanía, «que vayan más allá de los temas que se tratan en la mesa de consulta» y que no dependan mucho de «el establecimiento de una Zona de Prosperidad Compartida, que nos iguale y nos permita compartir la vecindad, la convivencia, la amistad y también compartir la economía y el empleo».

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *