Europa pide una regulación más estricta sobre la ciberviolencia contra las mujeres

Comment

Ultima Hora

El Parlamento Europeo está a punto de librar una nueva batalla: la lucha contra el envío no solicitado de imágenes de genitales (fenómeno definido técnicamente como «cyberflashing» pero conocido popularmente como «fotopollas» o «photopenis»). Según algunos estudios, al menos el 50% de las mujeres han recibido imágenes no solicitadas de sus genitales. El porcentaje es aún mayor en los grupos de edad más jóvenes, donde se estima que casi el 75% de las chicas de 12 a 18 años han recibido este tipo de contenidos en sus teléfonos móviles.

“Hay que luchar contra todo tipo de violencia que afecta a las mujeres. La lucha contra la ciberdelincuencia es fundamental, especialmente entre los jóvenes, porque sabemos que es ahí donde germina otro tipo de violencia contra las mujeres”, ha explicado la eurodiputada Frances Fitzgerald durante una comparecencia pública. celebrada este miércoles en Estrasburgo.

“Debemos luchar contra todo tipo de violencia que afecta a las mujeres”

Frances Fitzgerald

Este es uno de los temas que se debaten actualmente en el Parlamento Europeo en el marco de las negociaciones sobre la nueva directiva contra la violencia de género. El Parlamento ya ha adoptado su mandato para iniciar negociaciones sobre este tema. Una de las principales líneas de actuación de la nueva normativa será la lucha contra la ciberdelincuencia que afecta a las mujeres. En este sentido, está previsto endurecer la normativa europea contra la violencia y el acoso online contra las mujeres, así como la divulgación de material íntimo a través de Internet. Solo en España, según un estudio reciente del Instituto de la Mujer, se estima que más del 80% de las mujeres han sufrido algún tipo de acoso en las redes sociales. “Este tipo de delitos puede derivar en situaciones muy graves. Hay mujeres que se han suicidado por la divulgación de imágenes íntimas”, agregó Fitzgerald.

La eurodiputada española Eugenia Rodríguez Papop también pretende abordar «todas las formas conocidas de ciberviolencia, desde el acoso hasta la difusión de imágenes sexuales sin el consentimiento de la persona registrada». “Estamos ante un tipo de delito que, en la actualidad, no está recogido en la legislación de todos los estados europeos. Debemos homogeneizar y endurecer la normativa en este ámbito. Sobre todo teniendo en cuenta la prevalencia de estos delitos en mujeres jóvenes menores de 25 años. e incluso entre menores”, explicó Rodríguez en declaraciones a El Periódico de Catalunya, del grupo Prensa Ibérica.

“Estamos ante un tipo de delito que actualmente no está contemplado en las leyes de todos los estados”

Eugenia Rodríguez Palop

Nuevas regulaciones

Como explicaron este miércoles los impulsores de esta normativa, el objetivo es forjar más medidas de prevención, protección de las víctimas y persecución de los agresores. La lucha contra los delitos virtuales que afectan a las mujeres es solo una parte de un plan mucho más ambicioso para «garantizar que todas las mujeres de Europa, estén donde estén, tengan garantizados sus derechos y que en caso de vulneración de estos, la ley les ampara correctamente», ha explicado MP Evin Incir durante una comparecencia de prensa organizada en Estrasburgo para abordar el inicio de las negociaciones en el Parlamento Europeo.

“Queremos que todas las mujeres de Europa, estén donde estén, tengan garantizados sus derechos”

Incir Evine

Desde este jueves, el Parlamento, el Consejo y la Comisión Europea iniciarán negociaciones conjuntas para concluir el texto final de este nuevo reglamento. Este es el primer triálogo organizado bajo la Presidencia española. El objetivo es crear un marco unitario para tratar “todos los tipos de violencia contra las mujeres”. Con este fin, hay planes para endurecer las leyes europeas contra la violencia sexual, el acoso laboral y otras áreas como la mutilación genital intersexual, la esterilización forzada y los matrimonios forzados. También se propone la creación de nuevos mecanismos para garantizar la seguridad y salud de las víctimas y brindarles asistencia jurídica gratuita.

El que parece por el momento el principal escollo de estas negociaciones es el debate en torno a la violación y su calificación penal. Los impulsores de esta directiva se comprometen a promover una definición basada en la ausencia de consentimiento (siguiendo el modelo irlandés o español de la ley del “solo sí, es sí”). Sin embargo, esta posición parece chocar con el rechazo de buena parte de los países de la Eurocámara.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *