“Nunca voté en el concejo municipal para mantener mi independencia”

Comment

Ultima Hora

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife celebrará el viernes 28 de julio no sólo el último pleno antes de las fiestas sino, en particular, el de su secretario Luis Prieto González, la última sesión antes de su jubilación, municipio al que dedicó la mitad del 42 años de su vida profesional.

Nacido en la localidad de Santa María del Páramo (León), Luis Prieto (1959) puede presumir de que el lebrel procede de pedigrí, ya que el empeño de su padre por seguir sus pasos en la abogacía le llevó a excluir la filosofía, la literatura o el arte. Historia.

El mayor de tres hermanos, su padre, abogado; su madre. Don Luis, como todos le llaman por la admiración y respeto que le profesan, aprendió sus primeras letras en la escuela pública de su pueblo natal, para seguir su formación en el instituto que se puso en marcha gracias a Martín Villa, nacido en la misma localidad. Se trasladó a la Universidad de Oviedo para licenciarse en Derecho y al poco tiempo, con 22 años, se casó, de la que nacieron sus tres hijos, de los que sólo el menor siguió sus pasos y es abogado en la Comunidad Autónoma. . .el único que reside en Canarias.

Luego de un breve período de trabajo como abogado, pasó a la oposición para convertirse en secretario de tercera clase, como popularmente se le llama, lo que le permitió trabajar en municipios de menos de 5.000 habitantes, labor que desempeñó en dos o tres localidades de la región durante casi siete años. “Aprendí mucho porque tenía que hacer un trabajo no solo como secretaria y auditora, sino que era la administradora y la enfermera que abría y cerraba el cabildo”.

Lo mejor, el aprendizaje que adquirió de los vecinos porque en estas administraciones con tan pocos habitantes se impone el servicio directo, “como si tuvieras que rellenar la solicitud de residente para acceder a una beca”. “Nunca se debe subestimar la experiencia”, advierte, al tiempo que la recomienda a las generaciones futuras.

Bajo la dirección de la asesoría jurídica de Santa Cruz, revirtió la tendencia de perder el 80% de los juicios

decoración

Después de casi siete años, venció oposición para la misma obra en municipios de 5.000 a 20.000 habitantes. Fue entonces cuando tuvo que tomar lo que considera una decisión radical. En la provincia de León no había muchos municipios de estas características y al buscar destino excluyó Galicia y Cataluña por el uso del gallego y el catalán y… se dirigió a Canarias. La única relación que tuvo con el archipiélago fue fruto de unas vacaciones que pasó en Tenerife, donde quedó maravillado -y continúa- por el paisaje y sus habitantes, ya eso se suman las referencias que no eran sus positivas de sus compañeros. quien le advirtió de la dificultad de desarrollar trabajo en Galicia o Cataluña, donde un interlocutor le dijo que se sentía un intruso.

Una vez tomada la decisión, tomó su lugar como Secretario del Ayuntamiento de Güímar, en 1989, siendo el Alcalde Víctor Pérez, quien posteriormente fue sustituido por Rigoberto González y Vicenta Díaz, quienes a título personal y en señal de agradecimiento, le dio una pluma que aún conserva en su trabajo diario. .

En la tarea de secretario municipal, Luis Prieto reconoce que no solo hay que conocer las leyes sino que también “hay que tener dos manos izquierdas”. Y entre las virtudes fundamentales para el ejercicio del cargo: la prudencia, la neutralidad y la independencia, tanto que en las elecciones locales ejerce siempre su derecho de voto en las Cortes de Canarias y en el Cabildo, pero nunca a nivel municipal por como máximo que sean los regidores quienes elijan al alcalde, por designación indirecta de los vecinos. “Cuando me jubile, votaré por el candidato a alcalde”, dice sonriendo.

Ser funcionario le da una ventaja cuando asegura que nunca ha estado presionado desde que ingresó a la carrera en 1989, al punto que asegura que en su día a día le envía los informes al alcalde con la firma, sin establecimiento. de una consulta.

Para ser político valora más el sentido común y la prudencia que la formación académica

decoración

Luis Prieto llegó a Santa Cruz de Tenerife en 2002 como alcalde del ayuntamiento, cuando Miguel Zerolo era alcalde, convirtiéndose en la mano derecha del secretario municipal, José Eugenio de Zárate, a quien sustituyó en 2008 tras el correspondiente mérito. competencia. Durante sus 21 años de dedicación a la capital, destaca la importancia del desarrollo de la Ley de Grandes Ciudades, que se llevó a cabo en 2004 y se asemejaba a la vida administrativa de Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, La Laguna. y Telde a una comunidad autónoma, donde el pleno es el equivalente al parlamento; el consejo de establecimiento, la junta directiva y el alcalde es el presidente… En su caso, pasó de secretario municipal a secretario del pleno. El objetivo fundamental: descentralizar la administración y dar voz a los habitantes redistribuyendo los doce distritos de Santa Cruz en cinco, y cada uno con su cabildo llamado Tagoror, tal como lo concibió el entonces regidor Guillermo Núñez, el abogado Carlos de la Concha y el propio Luis Prieto.

Más allá del asesoramiento jurídico, Luis Prieto asegura que los políticos “luego hacen lo que les da la gana”, como corresponde a un cargo de estas características, siempre basado en el consejo y el respeto. Y recuerda que “los informes que emiten no son vinculantes”. Durante sus 21 años en Santa Cruz, trabajó con tres alcaldes: Miguel Zerolo, José Manuel Bermúdez -en dos etapas- y Patricia Hernández, con quienes mantuvo una relación cordial y respetuosa. Il s’arrête en cours de route lorsqu’il se souvient que Patricia Hernández a perdu le relais en raison d’un vote de défiance, un mécanisme légitime pour accéder au gouvernement de manière traumatisante et qui laisse des cicatrices, générant de la confusion parmi los responsables. En su caso, experimentó dos mociones de censura: una en Güímar, con Vicenta Díaz, y otra en Santa Cruz de Tenerife.

A diario asegura tener éxito en el trato con grupos políticos de diferentes tendencias, de izquierda a derecha, ya sea en el poder o en la oposición, advirtieron que la clave del éxito es la transparencia, en la que Santa Cruz lidera a Canarias con una puntuación de nueve, dice.

Junto con la implementación de la Ley de Grandes Ciudades, Luis Prieto expresa su especial satisfacción por la creación de un consejo legal en Santa Cruz, de acuerdo con la ley de 2004. Hasta entonces, el ayuntamiento recurría a la contratación de abogados externos para sus defensa en litigios o a los funcionarios de la Cámara, a quienes se pagaba una bonificación.

Bajo la dirección de Luis Prieto, se creó la asesoría jurídica de Santa Cruz. Hasta ese momento, el 80% de los juicios los perdió la junta, una tendencia que se ha revertido desde que comenzó el servicio bajo su liderazgo. “Cuando el ciudadano tiene razón, no tengo que ir a juicio, pero tengo que actuar de acuerdo a la ley”. Bajo esta máxima, Luis Prieto cree que el Corporación Local también empezó a ganar el resto de los jueves, sabiendo que si el Ayuntamiento acudía a los tribunales era porque tenía claro que la ley les ayudaba. Actualmente, Santa Cruz enfrenta unas trescientas demandas al año.

En sus 42 años como secretario asegura que “he visto más alcaldes buenos que malos”, para añadir que “he visto muy buenos políticos y muy malos gestores”. Eso sí, “puede haber asesores abrumadores, pero nunca los he visto; si lo hubiera sabido, hubiera ido a denunciarlo a la justicia”, dice.

Ante la pregunta de si los políticos deberían tener una formación académica mínima, admite que «todo el mundo viene con ganas de trabajar». Respecto al diploma, asegura que “te garantiza conocimientos técnicos”, pero no otras condiciones fundamentales en el ejercicio de esta labor como el sentido común y la prudencia para hacer las cosas bien, sin dejar de lado el respeto a la Ley, la equidad y la no discriminación. de conformidad con el artículo 14 de la Constitución Española.

Este respeto con todos los signos políticos preside también la relación con los tres representantes de Vox en el Ayuntamiento de Santa Cruz, con los que mantiene una magnífica relación personal, como el resto de miembros de esta corporación y las anteriores.

Il pense que trois prémisses marqueront le nouveau mandat municipal, qui s’accompagnera de plus de stabilité, d’idées claires et d’une planification à long terme pour une ville dont nos enfants peuvent être aussi fiers que Luis Prieto lui-même le ressent Ahora.

De sus 42 años en la administración, los últimos 20 los ha compaginado por vocación con su condición de profesor de la Universidad de La Laguna. “Aunque la docencia está muy mal pagada, el contacto con los alumnos es muy gratificante”, hasta el punto de que lo considera la mejor recompensa, quizás porque ha sido patrocinador de las promociones que han salido de la ULL muchas veces.

Y otra máxima. “Todo lo que aprendí en el ayuntamiento, lo apliqué en los cursos”. De cara al futuro, un consejo para quien sea su sucesor como secretario: neutralidad política y lealtad institucional. Tienes que ser como un árbitro en un juego; cuanto menos veas, mejor”. Sin duda, admite que le resultaba más difícil tratar con políticos que con estudiantes.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *